Félix Barrón
Agencia Reforma

Monterrey, NL.- A través de un tratamiento inmunosupresor y el autotrasplante de células madre, procedimiento realizado por el Hospital Universitario de la UANL (HU), se ha logrado que siete pacientes con diabetes mellitus tipo 1 suspendan el uso de insulina totalmente.
El procedimiento, pionero en México y desarrollado por los servicios de Hematología y de Endocrinología del centro hospitalario, se dio a conocer a nivel internacional a través del Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism a principios de febrero, publicación oficial de la Sociedad Americana de Endocrinología y una de las más relevantes del mundo.
“Ya está ante el juicio clínico de todo el mundo lo que en México se hace”, expresó la hematóloga Olga Cantú Rodríguez, coordinadora del Programa de Trasplantes de Células Hematopoyéticas.
Grupo REFORMA publicó en junio de 2011 el protocolo, que tenía un año de haber comenzado, y había logrado un caso de independencia a la insulina. Actualmente ya son siete pacientes los que han podido ver una luz de esperanza en su enfermedad.

¿Cómo funciona?
Para ser sujeto a este tratamiento se necesitan ciertas características.
La confirmación del diagnóstico de diabetes mellitus tipo 1 debe ser reciente, no más de tres meses, para tener evidencia de que el páncreas no ha sido totalmente lastimado por los anticuerpos, explicó Cantú Rodríguez.
Con esos requisitos se reclutaron a 16 pacientes, de 8 a 25 años, de ambos sexos.
Para el tratamiento se someten a medicamentos inmunosupresores, es decir, quimioterapia, antes y después de la extracción de células madre, para eliminar los linfocitos responsables del daño y permitir a las nuevas células empezar de cero.
Las células madre se extraen de la médula ósea y se infunden a través de un catéter venoso otra vez al torrente sanguíneo para facilitar la reparación del daño en el tejido pancreático.
El procedimiento completo lleva de 4 a 8 semanas.
Del grupo de pacientes, entre mexicanos y extranjeros, como de Colombia y España, siete de ellos lograron estar libres, totalmente, de insulina, indicó.
“El paciente con más largo seguimiento acaba de cumplir recién seis años sin recibir insulina, con un control metabólico perfecto. ¿Está curado? No, es cuidadoso con su dieta y hace ejercicio, pero no se aplica insulina”, expresó Cantú Rodríguez.
Del resto del grupo, seis pacientes mejoraron su control y se aplican insulina menos veces, mientras que los tres restantes no tuvieron mejoría significativa.

Más económico y ambulatorio
Este procedimiento también se ha realizado en Brasil, China y Polonia, explicó David Gómez Almaguer, jefe del Servicio de Hematología del HU.
Sin embargo, se involucra un costo alto, alrededor de 300 mil pesos, y hospitalización.
“Nosotros hicimos un sistema más amable, más económico, el costo es un poquito menos de 50 mil pesos, ambulatorio y ningún paciente nuestro requirió hospitalización, lo que lo convierte en el procedimiento de este tipo más seguro en el mundo y comparativamente eficaz con los demás”, señaló.
Fernando Lavalle, coordinador de Enseñanza del Servicio de Endocrinología, indicó que hasta ahora no se había dado una contribución mexicana en relación a la diabetes tipo 1 de este nivel.
“La realidad es que la diabetes tipo 1 es una enfermedad difícil de tratar. Lo que podríamos ofrecer era sólo controlar la enfermedad y tratar de prolongar la vida en estos individuos”, mencionó.
Mayor información sobre el procedimiento se da en el Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de la UANL en los teléfonos (01 81) 8347-5528 y 8348-7871.