Silvia Garduño
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 15-Feb .- Aunque aseguró que no hay una cacería de mexicanos en Estados Unidos, el Subsecretario para América del Norte, Carlos Sada, afirmó que en estos momentos ya no se pide a los dreamers que visiten México.
“Estuvimos promoviendo nosotros las visitas de dreamers (en 2016). En estos momentos no lo estamos ya haciendo. Estamos actuando ahorita con prudencia”, expresó.
Actualmente, los dreamers, miembros del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés) que se mantiene vigente, pueden salir de Estados Unidos y volver a entrar, tramitando un permiso con las autoridades migratorias que les da autorización de viajar una sola vez, con fines humanitarios o educativos.
Además de que se borra en su historial la entrada ilegal a EU, los dreamers que salen de EU con este permiso tienen posibilidades de regularizarse al regresar, si contraen matrimonio con un ciudadano estadounidense o si tiene un hermano estadounidense menor de 21 años.
Sada señaló que también se recomienda a los nuevos aspirantes a ser beneficiarios de DACA a no solicitar su adhesión al Programa.
En contraste, dijo que a los 600 mil jóvenes mexicanos que ya son DACA se les sugiere renovar su permiso, pues las autoridades migratorias ya cuentan con su información y no hacerlo, los dejaría en mayor desprotección.
Sada recordó que por el momento, las medidas ejecutivas sobre inmigración dictadas por el Presidente Trump no hacen referencia a los dreamers, sin embargo, sí abren la posibilidad de tener acceso a los registros públicos de extranjeros, lo que se ha interpretado como un cambio.
Señaló que las acciones ejecutivas también hacen referencia al Programa Comunidades Seguras, mediante la cual se autoriza a las policías locales a firmar convenios con las autoridades de inmigración para que se conviertan en coadyuvantes de la autoridad migratoria, lo cual no es aplicable a los DACA.
Dijo que el lunes pasado se entrevistó en Washington con autoridades migratorias, quienes manifestaron que no había ningún cambio en la legislación vigente en torno a DACA.