CIUDAD DE MÉXICO.- Con drones que se levantan hasta 500 metros por encima del suelo, estos cinco fotógrafos te llevan a volar por las alturas en sus cuentas de Instagram.

TABLA
México en los aires
El Ángel de la Independencia y las trajineras de Xochimilco son objetos retratados por el fotógrafo Santiago Arau, desde el aire, y los cuales comparte en su cuenta reúne más de mil imágenes.
Síguelo en @santiago_arau

Dronero viajero
Desde el puente Golden Gate de San Francisco hasta una carretera nevada en Suiza, el fotógrafo australiano Gab Scanu comparte imágenes de sus viajes a sus 102 mil seguidores.
Síguelo en @gabscanu

Cineastas consagrados
La productora mexicana Postandfly, de Tarsicio Sañudo, utiliza los drones DJI Inspire 1 para la captura de videos e imágenes, que han sido premiados en el Festival de Cine con Drones de Nueva York.
Síguelos en @postandfly

Bien aventurero
En su cuenta, seguida por 16 mil persona, el fotógrafo Andrew Szeto comparte, desde Ottawa, Canadá, retratos de sus aventuras en canoa y motocicleta.
Síguelo en @szetoszeto

Viaja lejos
Si no conoces las playas de Singapur, el fotógrafo Kelvin Loke te lleva a darles una mirada desde los aires, a través de su dron DJI Phantom 3.
Síguelo en @iamkelvinloke

¿Cómo lo hacen los profesionales?
Para saber cuál es el proceso que siguen los fotógrafos aéreos, entrevistamos a Santiago Arau, fotógrafo y realizador del documental “Parhikutini”, grabada con ayuda de un dron y un iPhone.

Ruta planeada
La vista satelital de Google Maps es muy útil para seleccionar las locaciones en las que realizará la sesión de fotos; una vez en el lugar, se debe buscar una zona despejada para despegar y aterrizar el dron.

Control fácil
Arau utiliza dos tipos de drones, el DJI Inspire 1 y el Phantom 4, ambos incluyen cámaras con estabilización de imagen y permiten la captura de video en calidad 4K.

Espacio restringido
Para volar sobre zonas como estadios, donde hay grandes concentraciones de personas, es necesario solicitar los permisos correspondientes. Lugares como aeropuertos están prohibidos.

Al vuelo
Durante la sesión, Arau experimenta con distintos encuadres, ajustando el ángulo de inclinación de la cámara, la cual se encuentra enlazada a un iPhone, desde el que se monitorea las imágenes.
Lo que se busca es retratar zonas con mucho movimiento y que el dron permanezca estable, como si estuviera montado en un tripié.