Noé García Gómez

Estamos en la etapa final de las campañas en este proceso electoral local, algunos podrán calificarlas de intensas y encendidas, otros de grises y desinteresadas. Esto depende de cómo se vea, si usted es un asiduo a las redes sociales como fecebook, twitter o youtube, escuchar noticiarios editorializados, puede estar en medio de los chismes, memes, cuentas falsas y videos que circulan para descalificar, criticar, burlarse o ridiculizarse mutuamente, todo desde el cobarde anonimato. Lo que llaman los expertos en estrategia electoral campaña sucia; en cambio si usted es ajeno a esto y realiza sus actividades diarias y con el trato directo sus congéneres le habrá llegado algún panfleto, habrá visto algún espectacular o escuchado algún spot de los candidatos pero hasta ahí.

De la guerra sucia no es algo que tenga que sorprendernos, hemos visto cómo elección tras elección partidos y candidatos echan mano de ella, cada día con tecnología más sofisticada y con mayor creatividad. Es algo que en esta columna ya habíamos abordado, y de mi parte no comparto dicha estrategia y la condeno, pero tampoco soy ingenuo para creer que terminará. Muchos la confunden con la llamada campaña de contraste, pero se les olvida que en ésta es la de contrastar políticas y acciones de unos y otros con las propuestas propias.

La campaña sucia tiene el objetivo de menguar simpatías del adversario y así tener mayores posibilidades de ganar; eso no siempre es acertado. Pero lo que realmente sí provoca es una polarización en los simpatizantes, efervescencia de ánimos en los equipos de campaña y desencanto y desinterés del ciudadano. Es por eso lo preocupante de una campaña sucia tolerada.

La polarización no ayuda a nadie, menos en una sociedad como la de Aguascalientes, que se destaca por su civilidad y urbanidad. El desinterés solo ayuda a quien confía en sus estructuras partidistas y clientelares, quita la decisión al ciudadano y la pasa a las maquinarias partidistas, y la efervescencia de ánimos puede provocar incidentes mayores.

¿Eso es lo que quieren? Les pregunto a los candidatos, candidatas y partidos que tienen verdaderas posibilidades de ganar, ¿quieren ganar a toda costa? Donde un importante número de ciudadanos esté desencantado desde la hora de elegirlos, ¿donde sus equipos estén dispuestos a llegar a ofender, desprestigiar, insultar, humillar al contrario? Dense un tiempo de leer los comentarios de esos videos y memes para que vean los extremos a los que pueden llegar sus simpatizantes embriagados por la sed de venganza o humillación. Lo que reflejan esos comentarios es una tendencia, resultado de un creciente sentimiento de frustración, impotencia, inconformidad, molestia, ira o decepción de lo que sus propios candidatos han hecho o dejado de hacer.

Por azares del destino escuché con atención el sermón de un párroco que decía informalmente a sus feligreses “quiten mantas y calcomanías de todos los candidatos y partidos, eso solo crea animadversión, si ya saben por quién votar está bien, pero no lo presuman ni lo exhiban, somos una noble comunidad, y créanme, he visto amistades romperse y familias distanciarse por las campañas electorales, ¿y saben? Esos políticos por los que discuten, comen en los mismos restaurantes, brindan con sus bebidas todo con nuestros impuestos, quitados de la pena, sin ser conscientes del odio y ánimo que provocan. Sí voten, pero no discutan” creo que mucha razón podrá tener.

Pero a diferencia de ese párroco preocupado por su comunidad y lo que provoca la actual campaña, veo a un instituto electoral muy ocupado por la organización electoral, pero descuidando aspectos como es la mediación en las campañas, es grave la posición omisa o el autismo que tiene frente a esta situación, con el hecho de que las redes sociales es un ámbito que no está regulado, se escamotean tranquilamente y dejan que circulen dentro de las redes, sitios donde hay mensajes verdaderamente denigrantes. La autoridad electoral simplemente está volteando para otro lado, eso como si el arbitro en un partido de futbol fuera escrupuloso en las medidas de la cancha, los uniformes, el balón, las porterías, pero no pitará ni una sola falta, por mas artera que fuera la patada.

El próximo 11 de mayo se realizará el primer debate entre candidatos a gobernador del Estado, me gustaría ver como primer acto de ese debate un pronunciamiento conjunto, sincero y honesto por parte de los punteros, condenando este tipo de campaña negra e invitando a sus equipos y simpatizantes a la moderación, a los medios de comunicación a no ser amplificadores de eso, e invitando a la ciudadanía a salir a votar, por el amor que le tienen a este estado que pretenden gobernar.

Eso sería una grata sorpresa, no para mí, sino para la sociedad en general, se que lo que propongo es difícil para los candidatos y candidatas, pero sé que es algo que un gobernante con visión de futuro no dudaría en realizarlo.

Aquí está la oportunidad para el Instituto Estatal Electoral, tomen como suya esta propuesta, platéensela a los candidatos y de manera neutral sin tendencia elaboren el pronunciamiento para aprovechar dicho foro y la atención que pueda atraer, para con ello retomar el camino de una contienda sana por el bien de la democracia y de Aguascalientes.

Twitter: @noeg2