El templo de San Antonio de Padua, abrió sus puertas para recibir a Ernesto Armando González Guerrero y Andrea Lilia Arellano Figueroa, quienes libres y convencidos de su amor, han decidido dar el siguiente paso y unirse en sagrado matrimonio.
Durante la celebración eucarística, sus padres Ernesto González Gaona y Socorro Guerrero Viramontes, por parte del novio, así como Alberto Arellano Pérez y Araceli Figueroa Magallanes, del lado de la novia, se unieron en oración con el sacerdote que presidió su boda, para que la familia que conformen esté llena de bondades e inmensa felicidad.
Las manos de ambos ya unidas, fueron consagradas al creador y por medio del séptimo sacramento, conformaron una alianza indisoluble que permanecerá hasta el final de sus días.
Sus padrinos de velación Iván Sandoval Treviño y Ángeles González Gaona, ofrecieron para la nueva familia católica sus más grandes congratulaciones, con la firme promesa de guiarlos por el camino recto del matrimonio.
El salón Villa Ale le dio la bienvenida a los recién casados, para compartir con sus seres queridos la dicha de haberse convertido en marido y mujer, además de los momentos inolvidables que fueron parte esencial de la velada en honor a Ernesto Armando y Andrea Lilia.