Carlos Gutiérrez Gutiérrez

El nuevo sistema de justicia penal, además de mal implementado, adolece de graves fallas a cargo de las fiscalías, cuyas investigaciones son deficientes, mal realizadas, lo que obstaculiza la impartición de justicia.
El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció ya una reforma al recién instaurado sistema judicial, debido a fallas que nunca mencionó, pero que sin duda están relacionadas con el desempeño de las fiscalías, desde el deficiente desempeño del Ministerio Público, hasta la realización de investigaciones de los hechos vinculados a delitos, consideró el especialista en sistema de juicios orales, Sergio Rodríguez Prieto. “La deficiencia fundamental en el sistema es que está mal implementado, sumado al cuello de botella que significan en este momento las fiscalías generales de justicia, da como resultado un deficiente desempeño del propio sistema”.
“El tema de la investigación es fundamental y es en donde están fallado” porque en esencia, el sistema está mal implementado, dijo, al tiempo en que no descartó que, una vez subsanado el tema de las fiscalías, haya necesidad de realizar más ajustes a otras áreas del sistema; por lo pronto, se debe trabajar de manera urgente en el fortalecimiento de estas estructuras que constituyen la puerta al nuevo sistema de justicia.
Consideró que lo expresado recientemente por Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la Segob, sobre la necesidad de reformas al nuevo sistema, tienen que ver con el tema de las fiscalías generales, que justamente cambiaron de Procuradurías a Fiscalías en orden a una nueva lógica, sin embargo, lo único que sucedió es que siguieron haciendo el mismo trabajo, las mismas funciones, los mismos errores, cuando se suponía debían de haberse transformado para alcanzar mejores resultados.
El nuevo sistema “está mal implementado, pero evidentemente tiene que ajustarse todas sus partes, pero obvio, la primera puerta, la que abre el sistema, se llaman fiscalías, es ahí en donde se deberá tener mayor cuidado y atención”.
El tema de la investigación es una parte fundamental en el proceso de reingeniería del sistema, porque se debe entender que las fiscalías no deben investigar delitos, sino hechos. “No es tanto la flagrancia, no es tanto la policía preventiva, no es tanto el mal llamado primer respondiente; la falla principal es el tema de la investigación”.
Si bien fue planteado que las procuradurías generales de justicia tendrían que desaparecer para dar paso a un nuevo concepto de fiscalías, debió plantearse, crearse y estructurarse bajo otra perspectiva, no desde la misma de la procuraduría.
Es obvio que lo primero que debe ser motivo de análisis, de cuidado, de atención y creo que esa es la idea de Osorio Chong, es el tema de la investigación, a cargo de las fiscalías. “Ahí hay que hacer un movimiento muy serio dentro de las fiscalías, porque son el punto de entrada al nuevo sistema”, reiteró.
“Se debe saber hacer las cosas, saber que se investigan hechos, no delitos; saber que los datos de prueba son sencillos de entrada, pero tienes que acreditarlos plenamente en juicio, que no haya posibilidad de herrar al momento de realizar las conclusiones y pensar lo que siempre se trata de resolución de conflictos y que no todo se resuelve con prisión preventiva”, sentenció el abogado, quien apenas en el mes de abril había ya advertido de fallas en el sistema y su posible colapso.