La Fiscalía General del Estado se desempeña con total autonomía, “no recibe línea de nadie, y toma sus propias determinaciones apegada a la ley”, sentenció su titular, Óscar González Mendívil, al entregar ayer su primer informe de labores al Congreso del Estado.
El tema de la autonomía, a veces se plantea en función a que la institución formaba parte de la administración pública estatal, entonces el primer referente de autonomía es frente al Ejecutivo, “yo le puedo asegurar que no se ha recibido de parte del Ejecutivo, pero tampoco del Legislativo y menos del Judicial, ningún afán por querer influir en algunas de las decisiones de la institución”, afirmó categórico el fiscal, al atender una entrevista colectiva minutos después de la entrega de su informe.
-A seis meses de gestión, ¿qué tan independiente es ahora la Fiscalía?
“Absolutamente independiente. Para nosotros, el reto ha sido construir y consolidar administrativamente el órgano. Consolidarlo respecto de su estructura administrativa. Hemos recibido una serie de atribuciones y facultades para las cuales no había un aparato o un esquema y en estos seis meses nos hemos dedicado a tener toda una fortaleza que permita ahora hacernos cargo de nuestras cuestiones tanto de rendición de cuentas de acceso a la información, licitaciones, adquisiciones, que se venían haciendo con la administración central, ahora las hacemos nosotros”
-Ahora, ¿a quién le consulta sus decisiones? -se le cuestionó al fiscal.
“A mis maestros, a los libros de texto, a la jurisprudencia y a mis compañeros de trabajo, no es un trabajo de una sola persona, es un trabajo de equipo”, dijo el funcionario, quien señaló como tema toral, la construcción de una autonomía administrativa, de gestión y ajena a determinaciones de orden político.
-¿Recibe llamadas marcándole línea?
“No, ninguna y de nadie”.
Por otro lado, destacó que los delitos patrimoniales van a la baja, de un promedio de 14 asaltos que había por mes el año pasado, este año, se registran 12 eventos por día en promedio, lo que habla que este año podrían disminuir significativamente la denuncia de este tipo de actos que dañan a la sociedad.
En el tema de los homicidios, dijo que hay un nivel muy alto de resolución con un promedio de 72% de casos resueltos; en materia de secuestros, todos están esclarecidos. Habló además del volumen de carga de trabajo que enfrenta la Fiscalía para abatir el rezago de expedientes, mismo que a finales del año pasado sumaban 35 mil y que están trabajando arduamente para llegar al mes de mayo con el menor número de casos pendientes.
Al hacer entrega física de su informe de labores, que comprende prácticamente desde que él fue nombrado fiscal, en el mes de junio, indicó que el contenido del documento que entregó a la Cámara de Diputados, contiene información en cuatro renglones básicos del quehacer de la fiscalía: autonomía, atención a grupos vulnerables, implementación al nuevo sistema penal e investigación del delito.
En ese sentido, indicó que en cada uno de los rubros se maneja el avance generado por la dependencia, y las áreas de nueva creación que se tuvieron que conformar, dado que la ley contiene exigencias que la estructura anterior, es decir, cuando era Procuraduría, no las contemplaba, como la asesoría legal a víctimas, entre otras más, derivadas del nuevo sistema penal acusatorio.
Dijo que el reto fundamental en estos momento es mejorar la atención en términos de calidad y calidez hacia la ciudadanía; “hacia la gente que va a exponer un caso, debemos mejorar nuestro trato”, sentenció el fiscal, quien subrayó que se deben desterrar las añejas costumbres de no atender a las personas, y más cuando las mismas tienen urgencia: “Debemos dejar de ser lentos y dejar de ser fríos para atender a una persona”.