Una drogadicta fingió su propio secuestro y en complicidad con su novio trataron de extorsionar a uno de sus hermanos con una fuerte suma de dinero.
Sin embargo, fueron descubiertos tras las investigaciones llevadas a cabo por agentes del Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga” y el Grupo Anti-Secuestros de la PME, por lo que ambos ya están detenidos.
Fue el pasado miércoles cuando policías ministeriales implementaron un operativo en una casa de huéspedes ubicada en el municipio de Pabellón de Arteaga, donde fueron detenidos María “N” “N”, de 28 años y Víctor “N” “N”, de 20 años.
Las investigaciones de la Fiscalía General del Estado iniciaron a raíz de que una persona del sexo masculino acudió a la Dirección General de Atención Especializada, adscrita a la Vice Fiscalía de Litigación Oral y Atención Especializada, para denunciar el secuestro de su hermana María “N” “N”.
El denunciante aseguró que estaba recibiendo llamadas a su teléfono celular, donde le comentaban que tenían secuestrada a su hermana y le exigían una fuerte cantidad de dinero por su rescate.
Una vez que el agente del MP integró la carpeta de investigación correspondiente, agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PME iniciaron las investigaciones.
Inicialmente, se presumió que se trataba de una extorsión telefónica, por lo que se solicitó al denunciante una fotografía reciente de su hermana.
Fue así como se procedió a buscar a la mujer en hoteles, moteles, casas de huéspedes, centros comerciales y plazas públicas.
Cuando agentes del Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga” acudieron a una casa de huéspedes ubicada en la calle Irrigación del poblado de Carboneras, en Pabellón de Arteaga, y mostraron la fotografía al encargado, éste de inmediato identificó a la mujer y señaló que se encontraba en una de las habitaciones en compañía de una persona del sexo masculino.
Los policías ministeriales se dirigieron a la habitación No. 10, donde encontraron a María “N” “N” y a un hombre que dijo ser su novio y el cual se identificó como Víctor “N” “N”.
A dichas personas les fue decomisada una pipa de vidrio con residuos de droga conocida como “crystal”.
Ambos fueron trasladados al edificio de la Dirección de Atención Especializada, donde tras ser interrogados, María “N” “N” confesó que no fue víctima de un secuestro, sino que todo se trató de una extorsión que pretendían llevar a cabo, para conseguir dinero de sus familiares.
Agregó que del teléfono celular de Víctor “N” “N” comenzaron a enviarle mensajes de texto a su hermano, donde le indicaban que la tenían secuestrada.
Ambos señalaron ser adictos a las drogas.
Personal de la Dirección de Investigación Pericial analizó la pipa asegurada en el Laboratorio de Química Forense, confirmándose que los residuos que contenía era clorhidrato de metanfetamina.