CIUDAD DE MÉXICO.- “Las redes sociales también sirven para encontrar a gente buena”, asegura Brenda, mamá de Emilio, un niño de 2 años que fue operado del tumor cerebral que padecía gracias al financiamiento de miles de internautas.
Todo pasó muy rápido: Emilio comenzó a caminar chueco y el pediatra advirtió que, de no retirarle el tumor, podría morir.
Buscaron opciones de tratamiento y sólo encontraron una esperanza de operarlo en el extranjero, pero para eso necesitaban alrededor de 2 millones de pesos.
“Pensé: ¿De dónde voy a sacar 2 millones de pesos? y en un mes ya tenía más de 600 mil”, cuenta la mujer.
La familia consiguió la cantidad gracias a que la tía de Emilio compartió el caso en una plataforma de crowdfunding llamada Fondeadora, donde miles de personas aportaron para la salud de Emilio.
Brenda creó además una página en Facebook que tiene 33 mil 504 seguidores donde informa los avances del pequeño, quien lleva tres semanas en terapia intensiva debido a una infección.
Los seguidores se han enterado que la intervención realizada en EU ayudó, pero para terminar con el tumor es necesaria más quimioterapia que ahora el niño recibe las quimioterapias en un hospital de Monterrey.
Saben que el bebé antes de entrar en terapia intensiva tenía cerrados los ojos y paralizado el lado izquierdo del cuerpo, pero que su nivel cognitivo es perfecto.
En los videos que sube su mamá se observa cuando le pide que le cante la canción de las posadas y él, de inmediato, entona: “Dale, dale, dale…”, ese clip tiene un millón de reproducciones.
“Es un ángel. Inspira. No llora, lo han picado mucho en sus dos pies, sus tobillos, las manos. Han sido incontables las resonancias, siete cirugías, anestesias, pero, con todo, es muy alegre y positivo”, asegura su mamá.
Brenda señala que ha recobrado la fe en la humanidad porque miles de personas, familiares, conocidos y anónimos los han ayudado económica y emocionalmente.
“Las redes están estigmatizadas. Se piensa que no funcionan, pero sirven para algo muy bueno. Salvan vidas. Ojalá esto ayude a mucha gente”, comenta.
En esta misma página Brenda ha difundido causas similares a la de ella, como el caso de Matías, que padece una enfermedad llamada agnesia, o el de Patricio y Javier, dos niños que sufrieron un accidente en SLP, o el de Diana Ruiz, quien sufre un cáncer muy raro.
Dolores Payro, mamá de Guadalupe, de tres años, que nació con un grado severo de escoliosis creó el proyecto “Juntos por Guada”.
La niña requiere al menos cinco operaciones en corazón y pulmones. La familia de la pequeña organizó actividades y la comunidad también cooperó. En total juntaron más de los 2 millones que habían fijado como meta.
“Sin el gran apoyo económico y moral que nos dieron a través de las redes, jamás habríamos podido darle la oportunidad a mi hija”, afirmó.

La plataforma
El crowdfunding es una cooperación colectiva para concretar un proyecto, explica Cecilia Ortiz, directora de Donadora, plataforma que en abril pasado derivó de Fondeadora
“En Fondeadora 50 por ciento de los 150 millones recaudados eran de iniciativas sociales, así que se lanzó Donadora, especializada en éstas causas”, explicó.
Donadora tiene registrados 179 proyectos sólo en salud, 39 de ellos activos.