PACHUCA, Hidalgo.- Los Tuzos liberaron las ganas acumuladas que tenían de festejar un título de Liga, acompañados por una jubilosa multitud de entre 30 y 32 mil personas, según información que recibió el club hidalguense de parte de Seguridad Pública del Estado de Hidalgo.

Nadie quiso perderse el desfile del Pachuca, que avanzó en dos camiones sin techo, desde la Tuzoplaza hasta la Plaza Juárez, donde ocho mil seguidores se reunieron.

“Olé, Olé, Olé, Tuuuzooooos”, retumbó ahí donde la estatua de Benito Juárez tuvo que cargar con hinchas que buscaron una mejor panorámica.

Fue una fiesta familiar que duró hora y media, con espuma y cánticos; la barra Ultra Tuza fue parte del desfile, trepada en una camioneta frente a los autobuses.

Otros aficionados se asomaron desde donde pudieron: balcones, terrazas, ventanas, negocios; unos albañiles presumieron palco VIP: el andamio donde trabajaban; algunas personas se subieron a las azoteas para tomar fotos de sus héroes, que devolvieron el campeonato a la ciudad nueve años después de su última conquista.

Hasta señoras de la tercera edad se subieron a unas bancas frente al Reloj para ver a sus Tuzos.

El vicepresidente Andrés Fassi no dejaba de sonreír y de lanzar espuma, por lo que parecía el niño del festejo más que el volante Rodolfo Pizarro, de 22 años. Fassi acompañó hasta adelante del primer camión a Jesús Martínez Patiño, presidente de Grupo Pachuca, y al portero Óscar Pérez, de los más ovacionados y quien presumió “cabello” blanco, lo que le cayó de la espuma que lanzaba Andrés.

Franco Jara y Ariel Nahuelpán disfrutaron con sus hijos, pues el plantel se hizo acompañar de sus seres queridos. (Félix Zapata y Edgar Contreras/Agencia Reforma)