Festejo de amor

De una inolvidable misa en su honor fue protagonista la pequeña Valeria Soto Medina, para ser partícipe principal de la mesa del Señor y recibir a Jesús en cuerpo y sangre.
La capilla del Santísimo Sacramento en la Orden Madres Adoratrices, adornó el emotivo momento de la ceremonia religiosa en el que Valeria, acompañada por sus papás, Roberto Soto Martínez y Fernanda Medina de Soto, así como por padrinos, Rodrigo González Romo y Érika Alejandra González Bernal, oró en silencio en agradecimiento a Dios, luego de adoptarlo en su corazón para siempre.
De manera especial, el ministro de la Iglesia que tuvo el honor de presidir el solemne rito santo, solicitó al Padre Divino, protección para la nueva partícipe de la sagrada comunión, así como derramar su gracia sobre ella, para que así pueda seguir atesorándolo en su alma por toda la eternidad.
Ante este gran acontecimiento en la familia de la niña, el festejo no se hizo esperar y rodeada de sus seres queridos, Valeria compartió los hermosos momentos que vivió en el salón Crisval, lugar que sirvió como marco para las incontables felicitaciones, bendiciones y por supuesto lindos obsequios que recibió por parte de todos ellos.