CIUDAD DE MÉXICO.-  “¡Así, así, así gana el Madrid!”, se cansaron de corear los cerca de 200 aficionados merengues que se dieron cita en el “Barnabéu” para ver triunfar a su equipo la Champions.

  Tras 120 minutos de tiempo regular y 10 penales, los presentes pudieron gritar con todas sus fuerzas la undécima “Orejona” que obtuvo el Real Madrid sobre el Atlético, en un tanda de penales que acabó 5-3, tras 1-1 en tiempo de juego.

  El establecimiento, una sucursal del madridismo, por su decoración y símbolos alusivos al cuadro blanco, instaló una grada sobre la banqueta para así tener más aforo, pues conforme se acercaba el inicio del juego la gente abarrotaba el lugar.

 Incluso, hubo quienes se tuvieron que quedar de pie para ver en una de las pantallas que también se instalaron para el encuentro.

 Los madridistas tuvieron sus altibajos, como con el gol de Sergio Ramos que le dio la ventaja a los merengues, el penal que falló Antoine Griezmann, el pronto empate de los colchoneros y la tanda definitiva.

 La mayoría de los asistentes pregonaban con el color blanco pero hubo uno que otro del Atlético, quien al final tuvo que aguantarse la carrilla por el descalabro de su equipo ante el Madrid y en la Final de Champions, la segunda vez en los dos últimos años.

 Algunos valientes, no más de 10, cerraron por momentos un sentido de Avenida Universidad, y los automovilistas más allá de molestarse apoyaron a los hinchas tocando el claxon.

 Y es que no se necesita ser un español para sentir los colores del Madrid, así lo dejaron claro los que ahora festejan en el “Barnabéu”, celebración que apenas comienza.