CIUDAD DE MÉXICO.- Marco Antonio Solís ya comenzó los festejos por sus 40 años de trayectoria musical, pero en el concierto que ofreció el viernes en el Auditorio Nacional dejó en claro que, en lugar de esperar regalos y felicitaciones, él es quien pretende agasajar al público.
Por eso, al darse cuenta de que las primeras canciones que interpretó no entusiasmaron del todo a las cerca de 10 mil personas reunidas en el recinto, sólo tuvo que cambiar de ritmo para echárselas a la bolsa.
Así, el ambiente se transformó por completo cuando empezó a sonar “Morenita”, el cuarto tema de la velada, con el que él y varios de sus fans se pusieron a bailar.
A partir de ahí, el michoacano demostró, canción tras canción, por qué tiene un lugar especial en el gusto del público desde hace cuatro décadas, que abarcan su época como líder de Los Bukis y como solista.
“Invéntame”, “¿A Dónde Vamos a Parar?”, “Tu Cárcel” y “La Pareja Ideal” fueron de los más coreados y aplaudidos de la noche.
Y no sólo obsequió a sus invitados con canciones: también compartió con ellos anécdotas divertidas, como el origen de “El Milagrito”, un tema que escribió tras una relación que llegó a su fin debido a los celos.
“Para ser franco y sincero con ustedes, con la promesa de que no salga de aquí del Auditorio, les voy a decir que esta mujer se dio el lujo de decirle adiós a este michoacanazo. No hay problema, está bien, por lo menos me sirvió para escribir la canción”, expresó con un dejo de picardía. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)