CIUDAD DE MÉXICO 16-Abr .- Les guste o no les guste… la afición del Atlante llenó el Ángel de la Independencia.

A pesar de que el equipo dejó la capital del País para irse a jugar a Cancún en el 2007, cientos de aficionados azulgrana se dieron cita en el emblemático monumento del Paseo de la Reforma para festejar el Centenario de los Potros de Hierro.

“Estamos en segunda (Ascenso MX), pero Atlante tiene afición de primera”, comentó Jesús, quien aseguró seguir al club de sus amores desde hace 52 años.

Con las porras y cánticos como el ya tradicional “Les guste o no les guste, les cuadre o no les cuadre, el Atlante es su padre y si no, chinguen a su madre”, los aficionados de los Potros demostraron el amor por el equipo aún perdura pese a la distancia.

Tras reunirse en el Ángel, los atlantistas, así como los grupos de animación como la porra “Tito Tepito”, partieron en una marcha rumbo a las calles de Sinaloa y Valladolid, en la colonia Roma, donde develaron una placa conmemorativa por los 100 años del club.

Quien no quiso quedarse fuera de los festejos fue el ex portero Félix Fernández, quien se tatuó, junto con 20 aficionados convocados por él, el escudo del equipo.

“La ocasión lo amerita. Una cosa es tener tatuados los colores metafóricamente y otra es realmente ponérselos, y fue en la pierna derecha porque con esa metí el penal para el Ascenso en el 91.

“El Atlante para mí es ‘la historia del placer sufriendo y del llorar gozando'”, confió el arquero.