Minerva Castellanos
Agencia Reforma

Con la temperatura fresca de la mañana se antoja un calientito té de jengibre, o tal vez una galleta, o aún mejor, un pay o pastelito de ésta deliciosa especia que además de encantar por su sabor, aporta beneficios para la salud como acelerar el metabolismo y prevenir ciertas enfermedades.
“El jengibre es considerado un súper alimento o superfood, ya que sólo una pequeña pieza aporta muchos nutrientes y es rico en aceites esenciales, vitaminas, minerales, antioxidantes, aminoácidos y fibra”, comenta la nutrióloga Ana Gabriela Mier.
Esta clase de tubérculo que se desarrolla de forma subterránea es originaria de Asia y tiene un sabor picante y refrescante que se puede utilizar fresco, seco, en polvo o como aceite en gran cantidad de platillos.
“Se puede consumir de muchas maneras, como condimento para tus comidas o repostería, pero para mí la mejor forma es crudo en algún jugo, té o tónico por la mañana, para que así se aprovechen todos sus nutrientes”, señala la especialista.

UNA RAÍZ CURATIVA
Su versatilidad de consumo ha logrado que su popularidad incremente especialmente durante otoño e invierno, ya que aporta calor cuando las temperaturas comienzan a bajar.
“El jengibre siempre ha sido requerido ya que tiene muchísimos beneficios y un sabor y aroma muy particular para la gastronomía”, dice Mier.
“Además estimula al sistema inmunológico que es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como bacterias y virus”.
Según la especialista, esta particular raíz sirve como un vasodilatador y anticoagulante natural que reduce los riesgos de padecimientos cardiovasculares, así como auxiliar para bajar los niveles de colesterol por la presencia de omega 3 en su composición.
También alivia en gran medida los dolores articulares, artríticos, reumáticos y musculares por su poder antiinflamatorio y analgésico, además de disminuir las náuseas y mareos; ayuda a tratar infecciones de garganta y es muy útil a la hora de combatir los problemas digestivos como gases y diarreas.
Como recomendación para las mujeres que sufren cólicos en su periodo, un té de esta milagrosa raíz puede reducir los dolores menstruales gracias a sus efectos calmantes.
De acuerdo a Mier, este tubérculo también fomenta una mejor absorción de nutrientes y eliminación de desechos, favoreciendo el control y la pérdida de peso.
“Cuando hay una buena alimentación y absorbes bien tus nutrientes, los antojos desaparecen ya que estás cubriendo tus requerimientos necesarios”, explica.
Sin embargo, consumirlo en grandes cantidades también puede traer ciertas contraindicaciones que pueden afectar a personas con medicamentos para la diabetes, durante el embarazo y lactancia, o personas que sean propensas a cálculos biliares.
“Para evitar un exceso, yo recomiendo que se consuma una vez al día; cortar alrededor de un centímetro y medio, lavar bien y pelar”, señala Mier.

Deliciosa nutrición
Para gozar de los beneficios de esta raíz, la nutrióloga recomienda las siguientes recetas que además de nutritivas, son rápidas y fáciles de hacer:
JUGO VERDE:
+ 1 taza de piña
+ 5 espinacas baby
+ 1cm y medio de jengibre (pelado)
+ 1 tira de apio
+ Mezclar todo en el extractor

SALMÓN EN SALSA DE MIEL DE ABEJA, SOYA Y JENGIBRE
+ Jengibre (1 cm y medio) pelar y cortarlo en pedazos pequeños
+ 1 cucharada de miel de abeja 100% natural
+ 1 cucharada de soya sin gluten
+ Dejar marinar el filete de salmón por 15 minutos
+ Finalizar cociendo a fuego lento