Radiante y luciendo un elegante vestido llegó a la edad de las ilusiones Miroslava Marlenne Padilla Francof.
Para darle gracias a Dios por llegar a esta etapa, la quinceañera arribó al templo de San Antonio de Padua, acompañada de sus padres, Luis Miguel Padilla Salado y Luz Elena Francof, así como de sus padrinos, Griselda Sánchez Dávalos y Ernesto Padilla Ramírez.
En el recinto escuchó el mensaje que el sacerdote le dirigió, cuyas palabras sin duda llevará consigo, pues dijo, ya es ejemplo de mujer agradecida, llena de valores que a partir de ese momento pondrá en práctica. El momento culminante de la ceremonia religiosa fue cuando recibió el cuerpo y la sangre de Cristo, mediante el sacramento eucarístico. De igual manera el oficiante ofreció la comunión a los presentes, quienes gustosos elevaron sus plegarias a favor de la festejada para que continúe cosechando éxitos en cada proyecto que se proponga.
Luego de su misa de acción de gracias, se dispusieron a celebrar el acontecimiento, para lo cual se preparó un banquete en el salón Estrella.
Todo se alistó para que la festejada, en compañía de sus chambelanes, bailara el delicado tema “Earned it” como pieza principal, para finalizar con el tema “Sky fall”, mismo que compartió solo con su feliz papá y su padrino.

Compartir
Artículo anterior“Es un maestro”
Artículo siguienteCumple sueño