Paloma Villanueva
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 6-May .- Rosa González, procedente de Jalisco, lleva cinco meses durmiendo en una casa de campaña en la explanada del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS.
Lo hace para poder estar cerca de su nieto de 14 años, quien padece cáncer en los huesos.
Para Rosa resulta imposible rentar un cuarto por 250 pesos al día o 4 mil al mes.
Otra opción es quedarse en un modesto albergue que cuesta 45 pesos la noche –justo lo que destina a la comida– o esperar a que haya lugar en el refugio gratuito de la asociación Por Un Hogar, que sólo tiene espacio para ocho familias.
En promedio, 550 mil pacientes son referidos al Siglo XXI cada año, principalmente de Jalisco, Guerrero, Chiapas, Veracruz, Morelos, Querétaro y Puebla.
Pero muchos familiares que deciden utilizar la explanada ni siquiera tienen casa de campaña. Es el caso de Flor, de Querétaro, quien pasa la noche al aire libre sobre una colchoneta.