BARCELONA, España.- Gustavo Ayón fue víctima de su propia frustración cuando el Real Madrid más lo necesitaba.
El mexicano dejó la duela al salir por faltas cuando restaban dos minutos de juego y los merengues fincaban una remontada que ponía a temblar al Barcelona, que al final se llevó la victoria 85-75.
Los madridistas se acercaron en el marcador a 11 puntos (perdían por 17), cuando Ayón se presentó a la línea de libres, lamentablemente falló sus dos envíos, y aunque recuperó el rebote para ceder a un triplero, éste erró su tiro y el nayarita presionó al reboteador que salía driblando con el balón, y con un empujón, Ayón cometió la falta para salir expulsado.
Tan pronto se sentó en la banca lanzó un puñetazo contra su pierna en claro signo de malestar, el restó ya fue historia.
El tricolor jugó durante 20 minutos para 6 puntos, 7 rebotes y 1 asistencia. El Barcelona acertó un 71% de sus tiros libres (25/35) mientras que el visitante tuvo 46 por ciento (18/39).
Estos desaciertos de los merengues más lo errático que estuvieron en la primera mitad, luego de terminar el medio tiempo abajo 49-33, definieron el camino del partido.
El juego correspondió a la Jornada 7 de la Liga ACB en las instalaciones del Palau Blaugrana.
El siguiente compromiso de los blancos es el viernes 11 al visitar al CSKA de Moscú en la sexta fecha de la Euroliga.
El otro mexicano en España, Francisco Cruz, jugó 9 minutos y no tuvo puntos en el triunfo 73-68 ante el Valencia.