Francisco Márquez
Agencia Reforma

OCUILÁN, Morelos.- KIA se ha propuesto metas ambiciosas en el mercado mexicano. La estrategia se basa en ingresar con un amplio portafolio de productos en segmentos de alto nivel, además de incrementarlo para ganar volumen de mercado.
Durante el 2016 la meta es comercializar 45 mil unidades, una labor que estará reforzada por la próxima apertura de su planta en Pesquería, Nuevo León.
Uno de los productos más esperados es el Soul, cuyo diseño y prestaciones lo coloca en un segmento interesante. Compite con modelos como Honda HR-V, Chevrolet Trax, Nissan Juke, Mazda CX-3 y Ford EcoSport.
Soul sin duda posee un diseño extrovertido, inspirado en movilidad urbana, aunado a ello las combinaciones de colores que ofrece la marca resaltan su carácter para mantenerlo a la moda.
Soul cuenta con dos opciones de motor, el primero es un cuatro cilindros 1.6 litros el cual desarrolla 122 caballos de fuerza, dicha motorización estará disponible con transmisión manual de seis velocidades o automática también de seis velocidades. El tren motriz está disponible para las versiones LX.
La versión EX cuenta con motor 2.0 litros, de cuatro cilindros, que desarrolla 150 caballos de potencia, torque de 141 libras-pie y transmisión automática de seis velocidades.
La prueba de manejo planeada por la firma inició en la colonia Roma, en Ciudad de México, para comprobar el desempeño y prestaciones en ciudad, además de realizar un tramo en carretera con altura considerable.
Para ello estuvo a disposición la versión EX, en combinación de colores en carrocería blanca con techo rojo, que llama la atención al exterior. El manejo citadino es muy agradable, con entrega del motor adecuada.
Por la posición de manejo mantenemos una excelente visión del entorno, además de que gracias a la altura de la carrocería no existe dificultad alguna para sortear baches o topes.
A pesar de transitar por algunos topes de dimensiones considerables, en ningún momento se golpea la parte baja del Soul.
Ya en carretera, elegimos la opción de conducción Sport, la cual hace más rígida la dirección. Con ello y utilizando la transmisión automática en modo manual, encontramos el ritmo adecuado del Soul, con una respuesta atractiva en desempeño.
Curvas cerradas componen parte de la prueba de manejo, donde a pesar de la altura de la carrocería, el Soul mantiene el contacto con el pavimento.
KIA Soul cuenta con un alto nivel de equipamiento, en versiones LX ofrece faros de halógeno, luces de niebla traseras, retrovisores eléctricos calefactables y rines de 16 pulgadas; en tanto que la versión EX incorpora faros de halógeno con proyector, luces diurnas LED, ajuste automático de cambio de luces, faros de niebla, delanteros y traseros, defensa y retrovisores en glossy black, retrovisores plegables eléctricamente, además de la pintura bi-tono en carrocería.
También la cámara de reversa, llave inteligente y aire acondicionado automático son un buen acierto. Sin embargo, aún falta la incorporación de un sistema de navegación, el cual vendría bien.
El equipamiento de seguridad es otro de los aciertos en la marca, ya que Soul cuenta con seis bolsas de aire, sistema de antibloqueo de frenos, ABS; asistencia al frenado, BAS; control electrónico de estabilidad, ESC; asistente de arranque en pendientes, HAC y luces traseras de emergencia.
Soul 2016 en su versión LX con transmisión manual tiene un precio de 238 mil 900 pesos, en tanto que la versión LX con caja automática tiene un precio de 256 mil 900 pesos.
Por su parte Soul EX cuya caja es automática tiene un precio de 296 mil 100 pesos.