Durante el transcurso del lunes pasado, efectivos de la Policía Preventiva Municipal de Aguascalientes, lograron frustrar cuatro extorsiones telefónicas que sufrieron igual número de personas.
En todos los casos, los extorsionadores asustaban a sus víctimas, alegando que eran integrantes del crimen organizado y que pertenecían a los grupos delictivos de “Los Zetas” y el Cártel del Golfo.
El primer caso se registró aproximadamente a las 11:58 de la mañana, cuando un habitante del fraccionamiento El Cóbano, recibió una llamada del teléfono 449-273-65-83.
La persona que llamaba dijo ser integrante de “Los Zetas” y solicitaba la cantidad de 50 mil pesos, o de lo contrario un grupo de sicarios acudiría a su domicilio a ejecutarlo.
La víctima solicitó apoyo de inmediato al Servicio de Emergencia Municipal, acudiendo policías preventivos quienes confirmaron que sólo se trataba de una extorsión telefónica.
Posteriormente, a las 13:06 horas, un habitante del fraccionamiento Ojocaliente III, recibió una llamada del teléfono 449-200-02-89, donde le decían que eran integrantes del Cártel del Golfo y le decían que tenía que cooperar con una fuerte suma de dinero, o de lo contrario su familia sufriría represalias.
Agentes de la SSPM tomaron conocimiento de los hechos y también se confirmó que se trataba de una extorsión.
Poco después, a las 20:07 horas, una habitante del fraccionamiento Loma de Los Negritos recibió otra llamada telefónica para tratar de extorsionarlo.
Fue a través del número telefónico 442-561-38-22, como una persona que se identificó como Raúl Salazar y dijo ser “El Z-20”, le pedía una importante cantidad de dinero, o de lo contrario levantaría a un integrante de su familia.
Incluso, le hizo el comentario que el esposo de ella era narcotraficante y les había quedado a deber dinero, además le advirtió que él y su gente se encontraban a 100 metros de su casa.
La asustada mujer pidió apoyo a policías preventivos y cuando varias unidades se trasladaron al lugar, no detectaron nada sospechoso en las inmediaciones de la vivienda de la víctima, por lo que se estableció que se trataba de una extorsión telefónica.
Cabe destacar, que se aseguró una grabación de la conversación que la mujer sostuvo con el supuesto “Z-20”, la cual ya fue entregada a la Fiscalía General del Estado para las investigaciones correspondientes.
Finalmente, a las 21:40 horas, agentes de la Policía Comercial atendieron otra llamada telefónica de intento de extorsión.
La víctima es un hombre que se encontraba en un gimnasio ubicado en el fraccionamiento Prados del Sur, quien narró que momentos antes había recibido una llamada telefónica de un número privado, donde le decían que tenían secuestrada a su esposa.
Asimismo, los extorsionadores le exigían que para poder liberarla tenía que depositar la cantidad de 50 mil pesos.
Los policías comerciales lograron localizar minutos después a la esposa de la víctima, la cual aseguró que se encontraba bien y no había sufrido secuestro.