¿Explotadora?

CIUDAD DE MÉXICO.- Las costureras que fabrican la línea de ropa deportiva Ivy Park, de Beyoncé, trabajan en condiciones lamentables, según The Sun.
El diario británico realizó una investigación que arrojó que las prendas de la línea de ropa de la cantante se fabrican en talleres clandestinos en Sri Lanka.
Las empleadas, la mayoría campesinas que viven en residencias de 100 habitaciones, cobran 5.46 euros al día (unos 100 pesos).
Según el periódico, las mujeres trabajan 10 horas al día y sólo tienen 30 minutos para comer. La marca de la estrella musical emitió un comunicado en el que niega las acusaciones. (Staff/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorEnfrenta al Diablo
Artículo siguienteDescanse en paz