Cumplida la obligación de votar, los ciudadanos que lo hicieron tienen todo el derecho de presionar a las próximas autoridades para que cumplan lo que ofrecieron, que cada uno de los compromisos se materialice y así lograr la tan anhelada sociedad más justa e igualitaria

Fue una jornada en que predominó la participación ciudadana en algunas casillas y en otras hubo una menor asistencia, pero ante todo se acentuó la civilidad de los concurrentes, actitud que no mostraron algunos miembros de partidos que buscaron manchar el proceso sin lograr su propósito, detectándose que hay mayor madurez de los votantes al no permitir que los arrastraran con visiones subjetivas.

Los aguascalentenses esperan que a partir de este lunes los ganadores se dediquen a estructurar lo que habrá de ser en los próximos años el estado o el municipio, según sea el caso, y que los derrotados asimilen lo más pronto posible el momento para que sumen esfuerzos con los demás, con lo que se asegure alcanzar un desarrollo económico, social e institucional en beneficio de todos, al mismo tiempo que se impulse un sano contrapeso entre el Estado, la sociedad y la economía.

Las condiciones están dadas para la reactivación de la economía rural y el aprovechamiento de la capacidad agrícola y ganadera, de las industrias relacionadas con el campo, promoviendo esquemas de financiamiento y adaptando las reglas de operación, al mismo tiempo apoyar los procesos de comercialización, que fue una de las principales demandas que se escucharon en las campañas.

También se requiere atender a la pequeña y mediana empresa para que sea parte de las grandes firmas en su calidad de proveedoras, con lo que se estimulará el empleo que debe mantener el ritmo que lleva actualmente, dándose respuesta al planteamiento de los jóvenes.

Son demasiados los temas que hay sobre la mesa, tanto de salud, educación y seguridad pública, entre otros, que no admite dilación de los vencedores, quienes deben tener muy claro que en este tiempo de espera para tomar posesión deben formular los planes de desarrollo, para brindar garantías a los habitantes que vienen mejores condiciones de vida.

Como pocas veces la participación de las mujeres y los jóvenes fue determinante para que las próximas administraciones estatales y municipales intensifiquen los apoyos a estos sectores, debiéndose aplicar los mecanismos para que se alcance la igualdad en trabajo y salarios y una mayor inserción social, proporcionándoles las herramientas que les conceda crecer con más educación y oportunidades laborales y que esta voluntad se refleje en su vida personal y familiar.

Más allá de los triunfos alcanzados, lo importante es llevar a cabo los convenios que hicieron con los ciudadanos y concretar la palabra empeñada, además de fijar el compromiso que hicieron con los electores, que con su voto demostraron que anhelan una nueva oportunidad para construir juntos con energía, tenacidad y rectitud, una colectividad donde reine el orden, la libertad, la justicia y el equilibrio.

PENSIONES DE MISERIA

Aunque no es competencia de los gobernadores, el actual sistema de ahorro para el retiro es una auténtica bomba de tiempo, por lo tanto deberían influir ante las autoridades federales para que promuevan las reformas necesarias y de esta manera eviten brotes de inconformidad en los estados por lo raquítico de las pensiones.

Es un asunto que se comenta periódicamente pero que no se le pone mucha atención, tal vez porque quienes tienen el mando no sufrirán las consecuencias para cuando llegue el momento de dejar la vida activa, sin embargo miles de personas en plenitud de sus facultades físicas tampoco hacen caso a las advertencias que presentan los expertos, por lo que no ahorran de mutuo propio para la jubilación.

El contador Crispín García Viveros ha sido insistente en este tema, recordando que los trabajadores que se jubilen en pocos años recibirán solamente el 30% de sus ingresos a la hora del retiro, en función que en México un trabajador ahorra sólo el 6.5% de su salario, que proyectado por cálculos actuariales, las mil 200 semanas de cotización que le obliga la ley no le alcanzará para una pensión digna, ya que ese 6.5% es la aportación obligatoria, que resulta minúscula.

Desde 1997 está vigente en el sistema de pensiones, que el trabajador debe cotizar al Instituto Mexicano del Seguro Social mil 200 semanas y tener una edad mínima de 60 años para el retiro, por lo que sólo recibirá la tercera parte de lo que fue su último salario, situación que agudiza la vida de quien de pronto ve mermado su ingreso.

Ante ese panorama, es lógico que habrá más pobreza al perder de un mes para otro el 70% de su salario, lo que tiene como resultado que hay trabajadores que viven el otoño de su vida en condiciones difíciles y los obligan a buscar alguna actividad remunerativa, exigiéndoles que los años que presumiblemente eran para descansar los destine en mejorar el sustento.

De las posibilidades que planteó García Viveros es que las afores cobren menos porcentaje por la administración de las cuentas de ahorro de los trabajadores y que los propios trabajadores ahorren en su cuenta para que tengan un mayor ingreso cuando llegue la hora del retiro.

Es de esperarse que los interesados no echen en saco roto la invitación que les hacen y recapaciten, hoy cuando pueden cimentar lo que será su pensión.

70 AÑOS DESPUÉS

Los últimos meses ha sido de bombardeo mediático para dejar asentado que a partir del nuevo sistema de justicia penal México está en los umbrales de una probidad en la impartición, por lo que – una vez más – se aplicará el principio de que todo acusado es inocente hasta que se pruebe lo contrario y al acelerarse la sentencia se termina una vieja práctica procesal de tener encerrado por meses o años al indiciado, hasta que el juez definía si era exculpado o responsable. Los millones de pesos aplicados y la verbosidad que se ha armado para envolver al sistema penal acusatorio pudieron habérselo ahorrado con aplicar la secuencia de algunas películas de Cantinflas, por ejemplo en El Supersabio (1948) el inolvidable actor enfrenta un juicio, acusado de la muerte de su profesor Arquímedes y lo mismo ocurre en Ahí está el Detalle (1940), imputándole  la muerte de un gangster; ambos juicios son similares con lo que hoy están de moda y que son una reproducción de los que tienen lugar en Estados Unidos y en otros países. Tal vez lo positivo de todo esto es que puedan salir libres los presos por delitos no graves, ya que hay quienes están tras las rejas por el robo de una cantidad mínima, o porque no tienen para el pago de la fianza. Alguien dijo en alguna ocasión que las prisiones no las conocen los delincuentes de cuello blanco, habrá que ver si con las nuevas condiciones se las muestran por dentro.