Arcelia Maya y Zedryk Raziel
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 23-Oct .- Los médicos requieren una Defensoría que vele por sus derechos humanos en el desempeño de su profesión y ante la ola de violencia que vive el país, demandaron trabajadores del sector salud.
Verónica Sosapavón, una de las organizadoras de una marcha nacional realizada ayer en el marco del Día del Médico, acusó que están en total indefensión cuando son víctimas de secuestro, violación sexual, tortura, desaparición y asesinato en áreas rurales azotadas por la violencia.
Señaló que los profesionales de la salud también están desprotegidos ante señalamientos de los pacientes con motivo de su labor y que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha rechazado atender solicitudes de defensa argumentando que son funcionarios públicos.
“Como si no fuéramos humanos por ser servidores públicos. Médicos pasantes del servicio social que ni siquiera han terminado su carrera, pero que son levantados por el narco, obviamente para atender a sus miembros, no hay seguridad en esto, no hay defensa por la CNDH y tampoco por las instituciones.
“(Además), cada vez que un paciente llega y está a disgusto por un diagnóstico, que no está de acuerdo o que no le surtieron su receta o que le dieron cita para dentro de 6 meses puede llegar, gritarnos y golpearnos”, criticó durante un mitin frente a Palacio Nacional, al término de la movilización en la Ciudad de México.
Sosapavón, quien es jefa de Cirugía del Hospital Pediátrico Peralvillo de la Secretaría de Salud capitalina, dijo además que el recorte presupuestal al sector, estimado en más de 10 mil millones de pesos, propiciará deficiencias en la atención médica de las que serán culpados, en primer lugar, los trabajadores.
Los organizadores de la marcha estimaron la participación de unos mil 500 empleados del ISSSTE, el IMSS y las Secretarías de Salud federal y local.
Integrantes de la Alianza de Trabajadores de la Salud y Empleados Públicos protestaron en la explanada de la Estela de Luz y denunciaron la desaparición de al menos 20 personas.
Antonio Vital, coordinador de la Alianza, exigió otorgar seguridad a médicos, enfermeras, estudiantes, pasantes de medicina y residentes que laboran en entidades con altos índices de violencia.
Expuso que por el momento registran más de 20 médicos y enfermeras desaparecidos o asesinados en el país, sobre todo en Guerrero, Sinaloa, Chiapas y Veracruz.
“Los dos últimos casos pasaron en Guerrero, en Zihuatanejo, donde desapareció una doctora y apareció dos semanas después muerta y tenemos muerto a un médico y una enfermera en Guerrero”, detalló.