Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 31-Jul .- El líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, consideró que el Gobierno federal se está tardando en darle solución al conflicto con el magisterio disidente.
Durante una gira por Coahuila, donde nombró al empresario Armando Guadiana como “promotor de la soberanía nacional” en esa entidad, sostuvo del Presidente Enrique Peña Nieto y del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, depende resolver el problema.
“Si ellos piensan que van a desgastar al movimiento, puede ser, pero no, pero el daño que van a ocasionar va a ser mayor, porque están generando odio, resentimiento, además afectando a terceros.
“Qué culpa tienen los ciudadanos, comerciantes, artesanos en Chiapas y en otras partes que se les esté afectando, todo por la necedad del Gobierno, porque no quieren resolver el problema al interior”, consideró.
López Obrador aseveró que para resolver el problema con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se debe liberar a sus dirigentes, pues señaló que están “injustamente encarcelados” y enfrentan delitos como lavado de dinero que fueron fabricados por las autoridades.
Exigió además hacer justicia tras el enfrentamiento de policías federales con pobladores de Nochixtlán, que dejó un saldo de 9 muertos, pues hasta el momento la Procuraduría General de la República no ha castigado a los responsables.
El dirigente de Morena sostuvo que también se requiere el pago de los sueldos retenidos a los maestros que han participado en las movilizaciones y regresar la Reforma Educativa al Congreso para que sea revisada, así como impulsar un diálogo con resultados tangibles.
Deslindó además a Morena del movimiento que encabezan los maestros disidentes y dijo que respeta las decisiones que tomen para conseguir sus objetivos.