Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 7-Abr .- Los decomisos de autoridades federales de inmuebles, autos, y aeronaves del Cártel de Sinaloa en los últimos dos años exhiben el enriquecimiento desmesurado y la expansión en territorio nacional de esta organización traficante de drogas.
En ese periodo de tiempo al grupo comandado por Joaquín “El Chapo” Guzmán le fueron aseguradas decenas de propiedades, incluyendo residencias, ranchos y vehículos de lujo en ocho entidades del País.
Entre febrero de 2014 y enero de 2016, autoridades federales decomisaron 62 inmuebles del cártel en colonias de Culiacán, Zapopan, Puebla, Xalapa, Ciudad de México y otras localidades, de acuerdo con un recuento de notas periodísticas.
También 115 vehículos, 13 aeronaves, 39 cuentas bancarias, caballos, aves y hasta cisnes. Todo ello, con un valor estimado de 223 millones, 39 mil 351 pesos.
Entre los inmuebles asegurados está, por ejemplo, una casa ubicada en Avenida Los Sauces 1943, Colonia La Campiña, en Culiacán, con un valor de 18 millones 900 mil pesos, la propiedad más cara incautada al Cártel en esos dos años.
Esa residencia forma parte de un grupo de 16 inmuebles asegurados por las autoridades entre marzo de 2014 y abril de 2015, después de la detención de Guzmán Loera el 22 de febrero de 2014 en un edificio de departamentos de Mazatlán.
En ese sitio -el departamento 401 de Avenida del Mar 608 -las autoridades hallaron tres relojes con un valor total de 800 mil pesos.
Con la captura de “El Chapo” ese día de febrero, se culminó una larga investigación sobre el paradero de líder del grupo criminal que había llevado a fuerzas de seguridad a decenas de casas y propiedades del capo en Culiacán.
Días antes, el 18 de febrero, autoridades decomisaron siete inmuebles en la capital de Sinaloa, algunos de ellos conectados a través de túneles con el sistema de drenaje de la Ciudad, una sofisticada ingeniería para permitir la fuga del traficante de drogas.
Otro golpe a la organización fue asestado apenas dos días antes de su captura en Mazatlán, cuando autoridades decomisaron 25 automóviles en distintas propiedades en Culiacán.
Entre los vehículos confiscados ese día, están un Mercedes Benz línea McLaren modelo 2006 valuado en 2 millones 600 mil pesos; también un Mercedes Benz Roadster SLSR 2011 con un valor estimado de 2 millones 499 mil pesos.
Incluso fue hallado un Dodge Charger 2007 clonado como patrulla de la Policía municipal de Sinaloa.
Sólo ese día, los agentes federales aseguraron 25 vehículos con un valor estimado de 14 millones 350 mil 200 pesos.
Los decomisos a la organización criminal bajaron de intensidad tras el encarcelamiento de Guzmán Loera en el penal federal del Altiplano, pero se reactivaron tras su fuga del 11 de julio de 2015.
En agosto de ese año, apenas semanas después del escape en el Altiplano, autoridades aseguraron tres casas y más de 30 vehículos en Culiacán. También golpearon al grupo delincuencial al asegurar un inmueble y dos aeronaves en el poblado de El Limoncito, en el municipio de Navolato, uno de los bastiones del Cártel de Sinaloa.
Días después, el 11 y 12 de septiembre, las autoridades decomisaron una pista aérea clandestina en la colonia Campo Berlín, de la sindicatura Villa del Ángel – La Palma, también en Navolato.
En ese predio se hallaron 10 aeronaves, aunque al menos ocho de ellas inservibles, a las que les faltaban alas o los motores.
El rastreo y las investigaciones sobre el paradero del capo en esas semanas llevaron a los elementos de seguridad y de la Procuraduría General de República (PGR) a propiedades en estados como Jalisco, Puebla, Veracruz y la Ciudad de México.
La última semana de octubre se aseguraron casas del cártel en distintas colonias de Zapopan, en la zona metropolitana de Guadalajara.
También esa semana fueron decomisados inmuebles en San Andrés Cholula, en Puebla, en Xalapa, Veracruz y en Calimaya, en el Estado de México.
El 29 de octubre, se aseguró un domicilio en el número 32 de la calle Limantitla, en la Colonia Santa Úrsula Xitla, en Tlalpan, a unas cuadras de avenida Insurgentes Sur y cerca del famoso restaurante Arroyo.
Un mes después, el 29 de noviembre, autoridades allanaron el rancho Los Ciruelos, en Culiacán, un predio con amplios jardines y alberca, donde aseguraron seis caballos, seis cisnes y 15 aves diversas.
Los golpes al cártel continuaron después de su recaptura 8 de enero de este año. En enero, se decomisaron  propiedades atribuidas al cártel en Tamazula, Durango; en Badiraguato, Culiacán y La Cruz, en Sinaloa, y en Hermosillo, Sonora.