La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) señaló al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por discriminar a una persona que vive con VIH al impedirle concursar por una vacante como auxiliar de enfermería.

Refirió que en Oaxaca el IMSS restringió de manera injustificada la participación de esta persona por la plaza, por lo que emitió una recomendación dirigida al director general de este instituto, Mikel Arriola Peñalosa, para que garantice la competencia equitativa entre los postulantes.

La CNDH indicó que la solicitud fue dictaminada como “No Apto”, lo que se trata de restricciones ilegítimas a las garantías individuales.

Luego de examinar las evidencias del expediente de queja, la Comisión acreditó que el IMSS no aportó elementos que avalaran que la limitación a los derechos de la víctima tuviera sustento frente a los estándares de derechos humanos aplicables.

Recordó que ser portador de VIH no equivale a que una persona sea excluida para desempeñar ninguna profesión y advirtió que el IMSS también violó lo dispuesto en la NOM-010-SSA2-2010, la cual estipula que la prueba para la detección del virus no debe ser solicitada como requisito para obtener un empleo.

La CNDH determinó procedente la reparación integral de los daños ocasionados, mediante medidas de restitución, satisfacción y de no repetición.

Además, solicitó reformar la “Guía para la aptitud médico-laboral en aspirantes a ingresar al IMSS”, misma que fue utilizada por el instituto para el proceso de selección.