Norma Zuñiga
Agencia Reforma

Para los diabéticos usar insulina cada vez significa menos “piquetes”, lo cual se ha traducido en mayor apego al tratamiento.
Oded Stempa, consultor médico senior en diabetes para Eli Lilly, señaló que la industria farmacéutica ha hecho un esfuerzo para ofrecer alternativas y reducir el número de aplicaciones.
Anteriormente ,explicó, la insulina se debía aplicar entre dos y cinco veces al día y hoy hay opciones de sólo una diaria.
A favor de los pacientes también se han modificado los dispositivos, pues las más recientes tienen agujas más pequeñas o incluso plumas que son fáciles de usar.
“Anteriormente cuando sólo había jeringas el paciente debía estar muy bien entrenado en el uso de las jeringas para aplicarse la insulina exitosamente, pero hoy en día ya no es necesario tanto entrenamiento”, expresó.
En los próximos tres o cuatro años estimó que se lanzarán insulinas que podrán aplicarse una o dos veces a la semana, catalogadas como de acción ultralarga.
“La insulina es el único medicamento que puede controlar al más descontrolado del mundo, entonces es la reina de los tratamientos para diabetes”, destacó el experto de Eli Lilly, compañía que lanzará una insulina basal en 2016.
En México apenas el 13.1 por ciento de los diabéticos utiliza insulina, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, aunque esta cifra apenas sumaba 5.6 por ciento en 2006.
En general el consultor detalló que el apego de los diabéticos a sus tratamientos es bajos, se estima que en Estados Unidos es del 67 por ciento y aunque no hay una cifra precisa se estima que en México éste es menor.
Países como Suecia, Finlandia y Dinamarca, mencionó, están entre los principales consumidores de insulina a nivel mundial.
Es precisamente la insulina la terapia farmacológica más antigua para la diabetes, es decir fue el primer fármaco que existió para combatirla.
“El tratamiento con insulina es muy lógico porque la diabetes es una enfermedad por deficiencia de insulina, nosotros los seres humanos producimos insulina en el páncreas cada vez que ingerimos alimento, en la diabetes esta insulina es deficiente, se produce en menor cantidad”, finalizó.