En un operativo conjunto entre agentes del Grupo Exterior “Rincón de Romos” y policías estatales, lograron frustrar una extorsión telefónica que sufrió una familia originaria del municipio de Tepezalá.

Una persona que se identificó como Cándido “N” “N”, de 37 años, acudió a las oficinas del agente del Ministerio Público con sede en Rincón de Romos, para reportar que tenían secuestrada a su hermana y solicitaban $70,000.00 pesos por su rescate.

Cuando agentes del Grupo Exterior “Rincón de Romos” iniciaron las investigaciones, descubrieron que se trataba de una extorsión telefónica.

El hermano de la víctima refirió que habían recibido una llamada telefónica del celular 449-460-8976 en su domicilio ubicado en la Zona Centro del municipio de Tepezalá, donde una persona del sexo masculino refería que pertenecía al crimen organizado y tenían secuestrada a su hermana Cynthia “N” “N”.

El supuesto secuestrador, exigía que depositaran la cantidad de $70,000.00 pesos a cambio de la libertad de la joven mujer.

Inicialmente, familiares de Cándido “N” “N” hicieron caso omiso a dicha llamada y no dieron parte a las corporaciones policiacas.

Sin embargo, al notar la desaparición de la mujer y a que volvieron a recibir otra llamada telefónica del mismo sujeto, donde les manifestaba que si no pagaban el rescate iban a matar a la joven,, comenzaron a buscarla pero con resultados negativos.

Incluso, en varias ocasiones insistieron al marcarle a su teléfono celular, pero aunque entraba la llamada, la mujer no respondía.

Cabe destacar, que para esos momentos, el supuesto secuestrador bajó sus pretenciones a $30,000.00 pesos.

Al no localizar a Cynthia “N” “N” sospecharon que efectivamente la tenían secuestrada, por lo que pidieron apoyo a agentes de la Policía Estatal y acudieron a la Comisaría de Policía Ministerial del Estado en Rincón de Romos para pedir ayuda.

Más tarde, policías ministeriales descubrieron que la mujer se encontraba hospedada en un hotel localizado en la calle Juárez de la Zona Centro de la ciudad de Aguascalientes, por lo que con apoyo de policías estatales se logró localizarla.

Una vez que se logró tener contacto con la víctima, se le informó que se trataba de una extorsión telefónica y que abandonara el hotel donde estaba hospedada.

La mujer regresó a su domicilio en el municipio de Tepezalá, donde fue interceptada por los policías ministeriales, quienes se percataron que presentaba una crisis nerviosa severa.

Sin embargo, la familia refirió que una vez que Cynthia “N” “N” se tranquilizara, acudiría a la Agencia del Ministerio Público a presentar la denuncia penal correspondiente.