Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 28-Jun.- El Senado gastó alrededor de tres millones de pesos en obras para adaptar sus instalaciones debido a la falta de espacios en la nueva sede.
Se trata de un puente entre el nuevo edificio de Reforma y el inmueble adyacente en la calle de Madrid, que alberga oficinas administrativas, el cual fue inaugurado ayer por el presidente del Senado, Pablo Escudero.
El personal del recinto debía salir a la calle para ir al edificio adjunto y ahora lo hará por la obra de 48 metros cuadrados ubicada en el segundo piso, por la que de acuerdo con Escudero, pagaron 800 mil pesos.
Además, se remodeló el área de consultorios médicos en la planta baja del edificio de la calle de Madrid, los cuales tampoco alcanzaron lugar cuando se construyó la nueva sede del Senado. Para ello se gastaron cerca de un millón 100 mil pesos.
Finalmente, el Senado erogó otros 800 mil pesos en la creación de un comedor para los trabajadores, también en la planta baja.
Con estas adecuaciones, se explicó, se facilitarán las actividades administrativas, técnicas y parlamentarias, así como brindar seguridad al personal al evitar que salgan a la calle para realizar trámites en cualquiera de los dos espacios.
Escudero indicó que ahora se busca realizar obras para mejorar las instalaciones de los elevadores del Senado, dado que son disfuncionales por la actividad legislativa.