Por la extensión territorial de Aguascalientes y la interconexión de sus vías de comunicación es difícil que se presente la venta clandestina de combustible, o que alguien se arriesgue a robarlo de las tuberías subterráneas de Petróleos Mexicanos, sin embargo, las corporaciones policiacas deben mantener una vigilancia muy estrecha que permita disuadir cualquier intención.

Hace tiempo se aprehendió al norte del estado a varias personas que transportaban en camionetas unos bidones con gasolina, además de mangueras y equipo para abrir las llaves de los ductos, y en otros casos fueron arrestados quienes ofrecían carburante a pie de carretera, acciones que lograron acabar con el incipiente negocio.

Lo anterior no significa que el problema esté totalmente alejado, teniéndose en cuenta la persecución nacional que se ejerce en contra de los “huachicoleros”, por lo que no puede desecharse que al igual que en otras ramas del crimen organizado aplique la operación “cucaracha”, y trasladen sus operaciones a lugares donde actualmente no tienen presencia.

Lo anterior tiene como sustento las ramificaciones que existen de los cárteles de la droga, que pese a la negativa oficial de reconocer su presencia, es inocultable y tan lo es que el narcomenudeo está a todo lo que da en prácticamente todo el estado y los ajustes de cuentas no cesan.

Para el ex líder nacional de la Cámara del Autotransporte (Canacar), Roberto Díaz Ruiz, es algo que no debe descartarse, por lo que hay que trabajar ese campo para evitar la tentación de anidarse aquí, lo que será posible en la medida que se mantenga la coordinación de todas las corporaciones policiacas, tanto a nivel estatal y federal como municipal.

En su opinión, una manera de combatir, reducir y, en su caso, erradicar a los huachicoleros, es aplicar sin contemplaciones el castigo de 33 años de cárcel a los que hurten la gasolina y a los que intervienen en el vínculo que la traslada y pone a la venta, que muchas veces ya no se concretan a ofrecerla en algún punto de la carretera sino que se hace en casas-habitación y negocios urbanos y rurales que convierten estos lugares en una bomba de tiempo para ellos y para sus vecinos.

A los transportistas que se sujetan a la ley les resulta desfavorable el comercio encubierto de combustible, porque quien lo compra es a siete pesos el litro, mientras que el precio oficial es entre 16 y 17 pesos, lo que significa una competencia muy grande que puede llevar a la quiebra a quien está en la legalidad, por ello la exigencia de que se termine con esta situación que no sólo les daña a ellos sino a la economía del país.

Lo que se necesita es que si el gobierno en todos sus niveles ya le entró a combatir esa anarquía, que lo haga hasta sus últimas consecuencias, acometiendo a los roba-combustible, a quien lo adquiere y a las autoridades que los encubren, como única forma de acabar con ese cáncer, porque en esta cadena todos son culpables.

Díaz Ruiz consideró la importancia de que la sociedad sea copartícipe en esta lucha, mediante la denuncia anónima con lo que se asegure localizar y proceder en contra de los responsables, al establecer que si hay una intervención masiva es posible acabar con ese flagelo en poco tiempo.

NOVATADAS DE SIEMPRE

Adelantándose a lo que considera que puede suceder en el inicio del próximo año escolar, el director del Instituto de Educación, Raúl Silva Perezchica anunció que se evitará en todas las instituciones de educación media y superior bajo su jurisdicción, que tengan lugar las clásicas “novatadas”.

Como lo indica la Real Academia Española (RAE), novatada significa “en algunas colectividades, vejamen o molestias que los antiguos hacen a los recién llegados”, y en término coloquial, “sufrir algún perjuicio al hacer algo por primera vez”.

Por consiguiente, el alumno de nuevo ingreso es objeto de alguna burla o desagrado, sólo para divertimiento de los mayores que están en segundo o tercer año o semestre, lo que ha sido motivo de auténticas grescas cuando varios no aceptan las bromas.

El primero que se animó a combatir ese problema fue el licenciado Efrén González Cuéllar, en su calidad de rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes y aunque no evitó del todo que raparan a varios jóvenes de la Prepa Petróleos, aplicó castigos y al siguiente año fueron pocos los perjudicados, por lo que con el tiempo se erradicó totalmente esta práctica.

En el Tecnológico de Aguascalientes también se pretendió implantar la costumbre, pero abortó cuando uno de los nuevos alumnos sacó un machete y retó a los que llevaban las tijeras a que lo hicieran, por lo que bien dicen que el valiente lo es hasta que alguien se le enfrenta.

En las actuales condiciones y con leyes que favorecen el apoyo irrestricto a los derechos humanos, es difícil que algún alumno pretenda hacer chacota de un nuevo compañero, como las que afirma Silva Perezchica, que se les llega a encerrar por horas y les aplican diversos castigos “hasta hacerlos desertar”, lo que de ser así ameritaría una investigación que lleve a los tribunales al o los responsables.

Hay de bromas a bromas, una de ellas la vivió un delegado federal cuando llegó a la CDMX para ingresar a la UNAM. Su primer día en la hospedería fue de bienvenida y al día siguiente fue invitado a desayunar a un restaurante cercano, lo que consideró una cortesía de sus compañeros, goce que terminó al final de la reunión cuando le pasaron la cuenta total. Lo importante de todo, comentaría después, fue que la misma broma se la hizo a otros en los años que estudió en la capital.

Ese tipo de chanza podría ser aceptable, porque se hace entre amigos o conocidos, pero lo que no puede ser admisible es humillar a un alumno nuevo y desconocido para el común de la escuela, sólo porque el acometedor aprovecha una aparente superioridad y que lo llega a ser víctima de robo de dinero o de sus cosas, incluso es atacado al concluir las clases y luego recibe amenazas para que no denuncie.

Además de que se haga una indagatoria en cada escuela para detectar a los y las malhoras, sería importante que en el tablero de avisos se fijen las leyes que infringen quienes lleven a cabo alguna novatada y el castigo que habrá, que puede llegar incluso a la expulsión y la consignación ante un juez, situación que no debe concretarse al comienzo de clases sino que tiene que prevalecer a lo largo del año lectivo.

Se deben tener presentes las riñas que ha habido dentro y fuera de algunas secundarias y cuyos videos fueron exhibidos en redes sociales, lo que en su momento se concretó a acusar a los profesores por no tener cuidado sobre las y los alumnos, como si éstos avisaran de que lo piensan hacer y en dónde.

Todo lo que sea denigrante para la persona tiene que ser combatido y no sólo eso sino hacerlo público para que sea una advertencia a los que son adictos a ese tipo de situaciones.

SIN FESTEJO

La capilla dedicada a la Virgen de Lourdes, que se localiza al costado sur de la entrada principal de la Catedral Basílica, permaneció cerrada gran parte del día 13, mientras que en Portugal el papa Francisco visitaba el Santuario dedicado a esta advocación y aprovechó para canonizar a los pastorcillos Francisco y Jacinta Marto, que hace 100 años en esta fecha se les apareció la Virgen.