Con base a la nueva Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes, que entró en vigor hace menos de un mes, y que establece que ningún menor podrá enfrentar penas de internamiento que excedan los cinco años, el magistrado presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Juan Manuel Ponce Sánchez informó que en seis casos ya han obtenido su libertad.
Indicó que había un total de 12 casos en los que se podía aplicar el beneficio que ahora les otorga este nuevo ordenamiento de carácter federal y de esos, la mitad ya realizó trámites para obtener su libertad y que se está tramitando las del resto para que puedan abandonar el centro de internamiento para menores infractores.
En materia de adolescentes, el artículo 145 de la referida ley nacional establece con mucha claridad que para la determinación de medidas de sanción, en ningún caso podrán imponerse medidas de sanción privativa de libertad a la persona que al momento de la comisión de la conducta tuviere entre doce años cumplidos y menos de catorce años.
Para las personas que al momento de la comisión de la conducta tuvieren entre catorce años y menos de dieciocho años, el Juez podrá imponer el cumplimiento de medidas de sanción no privativas de la libertad y privativas de libertad de forma simultánea, alterna o sucesiva, siempre que sean compatibles y la duración conjunta de las mismas se ajuste a un periodo no mayor de cinco años.
Incluso cuando se trate de delitos graves, porque la ley dice textual: “Para la tentativa punible no procederá la imposición de las medidas de sanción privativas de libertad. La duración máxima del internamiento podrá ser de hasta cinco años en los casos de homicidio calificado, violación tumultuaria, en los casos de secuestro; hechos señalados como delitos en materia de trata de personas y delincuencia organizada”.
Indicó que la sociedad debe abrirse a un cambio de paradigma en materia de justicia, el nuevo sistema es un cambio de cultura. Anteriormente casi todos los delitos indicaban prisión preventiva, ahora no, ahora la prisión de oficio es para pocos delitos, por lo que, quien cometió delito ahora no necesariamente tiene que estar en la cárcel, ese es el gran cambio, ahora sólo estarán en prisión los delitos como: homicidio doloso, secuestro, trata de personas, narcotráfico de comercialización, entre otros, pero lo que antes llevaba a prisión a las personas como robo calificado, ahora los procesos son llevados a cabo en libertad.
Precisó que el hecho de que ahora esos delitos no conlleven prisión, no significa que las personas no serán procesadas y castigadas. “Los procesos siguen, los juicios siguen su curso, pero la diferencia es que ya no hay cárcel para ellos, ahora se aplicarán otras medidas que el juez determinará como la presentación periódica mediante firma o incluso el uso de brazaletes con sistemas de geolocalización, pero internamiento, ya no”, dijo el magistrado presidente.