A menos de un año de construirse las obras de conclusión del tercer anillo circunvalación en la sección poniente, ya presentan serios daños en la cinta asfáltica, al grado que carriles completos se han vuelto intransitables en algunos tramos y se han registrado aparatosos accidentes por causa de los cráteres formados en el suelo.

A raíz de las quejas de usuarios, el Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Aguascalientes prepara un estudio técnico que será presentado ante la Secretaría de Infraestructura y Comunicaciones del Estado, con la intención de que analice y tome las determinaciones necesarias para su rehabilitación, informó su presidente Miguel Ángel Huizar Botello.

Advirtió que los daños corresponden a baches profundos y fracturas que han sido señalizados con trafitambos e incluso con llantas para que los automovilistas evadan esos puntos, lo que implica un riesgo para autos particulares y unidades de carga pesada que transitan por la zona, especialmente por la noche y en condiciones de lluvia.

La obra fue inaugurada hace ocho meses y medio y los defectos están a la vista, si se considera que una obra de asfalto flexible tiene una vida útil de 20 años, y en el caso de los pavimentos duros como en el caso del concreto alcanzan hasta 40 años, refirió Aníbal García Pérez, especialista en vías terrestres y calidad, del Colegio de Ingenieros.

Aunque no se han efectuado trabajos de reparación, el estado de la pavimentación no puede subsanarse con trabajo de bacheo simple, pues requiere un trabajo de carácter periódico, que implica una tarea más compleja que rellenar los huecos con emulsión asfáltica, agregó.

Explicó que en la evaluación a realizarse por el Colegio de Ingenieros se tomarán en cuenta tres factores primordiales como: la característica de materiales usados, que el equipo como maquinaria haya sido el adecuado y que el control total de calidad en sus diversas etapas de laboratorio, y supervisión de residentes.

El dirigente de los ingenieros enfatizó que el propósito del estudio no es señalar culpas, sino encontrar una solución para que las autoridades puedan repararlo cuanto antes con la finalidad de evitar riesgos a la población.

“Todos los defectos de construcción salen con el agua, el agua es el mejor supervisor de obra. El pavimento es joven, hay que ver que tipo de fallas registra, informaremos sobre nuestra apreciación técnica, y que la autoridad responsable haga lo que tenga que hacer, si fue mala calidad del material, del trabajo, o del proyecto. Se trata de que las autoridades determinen si aplica la fianza de garantía, si hay que hacer una rehabilitación y bajo que método” abundó.