CDMX.- Si en los 80’s, las Flans estuvieron en boga y lucieron a la moda, con su show de este viernes en el Auditorio Nacional demostraron que siguen marcando tendencia.
Contrario al concierto que ofrecieron hace un año en el Coloso de Reforma, en el que apostaron por la nostalgia encarnada en atuendos, colores e imágenes, el trío se mostró completamente renovado.
Ni siquiera habían saltado al escenario Ilse, Ivonne y Mimí, y sus músicos ya recorrían escalas que iban del pop al rock.
Pero cuando las chicas aparecieron en el entarimado, a las 20:44 horas, lucían como nuevas.
Ivonne apareció con un corte alocado, Mimí lució unos atrevidos shorts e Ilse encantó con un corto vestido.
En la explanada se vivía algo similar: mujeres de 40 años, en apariencia, presumían entallados pantalones y generosos escotes.
Algunas vestían como sus hijas, quienes las acompañaban, y hasta tomaban selfies y videos, cual millennials.
“Muy, muy, muy buenas noches Auditorio Nacional. ¡Guau, híjole, qué padre que estén con nosotros en este festejo!
“Llevamos un año festejando, pero no queremos dejar de festejar. Esta noche es de fiesta, 31 años de carrera. Yo tenía 2 años cuando empecé”, saludó Mimí.
El grupo ya había tocado “Yo no sería yo”, “Me gusta ser sonrisa” y “20 millas”, cuando habló por primera vez, pero ya había conectado con las 10 mil personas que llenaron el recinto.
Al sonar el primer tema, ya había gente de pie, chicos en primera fila recreando los movimientos de las anfitrionas y uno que otro desviviéndose en gritos.
Para “Finge que no” la audiencia formó una sola voz y la intimidad de las cantantes con su gente daba libertad de tocar múltiples temas.
Se expuso el empoderamiento y hasta se enalteció la diversidad cuando Alex y Prieto, los empresarios que levantaron la gira de Flans, se comprometieron sobre el escenario.
Fiel a su estilo e irreverencia, Ivonne incluso dedicó el tema “Trinchera” a la civilización maya.
“Ya sé que no tiene nada que ver, pero no me importa. Es que estoy muy feliz porque encontraron más cosas ahí adentro, una subestructura (en El Castillo de Chichén Itzá), y quiero dedicarle este tema a esa subestructura”, dijo entre risas.
Aunque renovada, Flans viajó por el tiempo, deteniéndose en cada década, con canciones como “No podrás”, “Barco a Venus” (canción de Mecano) y hasta un homenaje a Juan Gabriel, con “El Noa Noa”.
Con “Fan”, “Corre, corre”, “Bazar” y “No controles” (original del grupo español Olé Olé), despidieron, explosivas y alegres, a la gente. (Enrique Navarro/Agencia Reforma)