Los ayuntamientos de El Llano y Cosío aún carecen de propiedad legal sobre las fincas que fungen como presidencias municipales en sus respectivas cabeceras, reconoció el delegado de la Procuraduría Agraria, Gonzalo García Buenrostro.
Manifestó que esta situación es similar a la que enfrentan cerca de 20 planteles educativos en distintas regiones del estado, por tratarse de predios pertenecientes a ejidos, los cuales fueron donados años atrás sin las formalidades de ley.
Señaló que al momento en que los gobiernos municipales tomaron dominio de los espacios en los que despachan actualmente, no hubo el cuidado de atender los trámites correspondientes para transferir la propiedad, al celebrar acuerdos informales que nunca se finiquitaron.
Subrayó que en este momento no hay litigio alguno sobre la posesión de ambas fincas tratándose del casco de la Hacienda de Palo Alto en el municipio de El Llano, lo que descarta algún riesgo de que los bienes inmuebles dejen de pertenecer a las administraciones municipales.
García Buenrostro afirmó que también existen espacios públicos en zonas rurales como jardines, plazas, centros de salud, entre otros inmuebles que fueron edificados en espacios asignados, sin que se especificara su propiedad por parte de entes jurídicos formales.
“Estamos llevando un programa en conjunto con el Registro Agrario Nacional para establecer la propiedad de los inmuebles, y que se establezca en el papel que se trata de una propiedad de la SEP o el IEA, y que el predio fue donado por tal ejido”, apuntó.
Detalló que la situación de las escuelas públicas en las zonas rurales, se origina porque ejidos y comunidades donaron predios para levantar las instituciones educativas, sin que hubiera certeza de qué entidad debía asumir la posesión de los inmuebles.
En ese sentido, subrayó que la Procuraduría Agraria ha facilitado que el Instituto de Educación de Aguascalientes haya adquirido la legal propiedad de cerca de 200 escuelas públicas durante los últimos ocho años.