No hay para cuándo con la llegada de las tan prometidas plazas para el ISSSTE en Aguascalientes, así como la conclusión de la remodelación que está sufriendo el hospital desde hace más de siete meses, informó María Elena Dávalos Gámez, secretaria general del Sindicato del ISSSTE, debido a ello, dijo, los servicios están saturados al 100%; “nosotros atendemos vidas, no podemos dejar a la gente sin el servicio, hay enfermeras que tienen que atender a más de diez pacientes y es más el margen de error”.
Explicó que aunque se les ha hecho saber a las autoridades federales la situación por la que atraviesa el ISSSTE de la entidad, debido a la falta de personal, no se ha obtenido respuesta satisfactoria para este sector; “desde hace más de un año se nos prometió que nos iban a dar muchas plazas, serían 20 mil a nivel nacional, a Aguascalientes sólo llegaron 33, pero estamos pidiendo más de 180 para poder cubrir las necesidades que tiene el hospital, pero no hemos visto respuesta”, lamentó la líder sindical.
Insistió que el tema de la salud debería ser prioritario en este país, pues, dijo, ellos no tratan con papeles, sino con vidas humanas; “ésta es una gestión que debiera hacer la autoridad, pero no vemos ganas de hacerlo y pues el organismo central nos manda lo que les sobra; nos hacen falta médicos, enfermeras, químicos, inhaloterapeutas”, refirió.
Respecto a la remodelación, dijo que “tenemos siete meses esperando, nos sacaron de nuestro centro de trabajo, nos sacaron de los quirófanos, sacaron el área de rayos X, movieron el área de terapia intensiva, así estamos desde hace siete meses, y no sabemos para cuándo y nadie nos da una explicación del porqué de la demora”.
Especificó que con esta situación no sólo se afecta el trabajo de los profesionales de la salud, sino a los derechohabientes, quienes no pueden recibir una atención digna bajo las condiciones en que se encuentra actualmente el nosocomio.