Staff
Agencia Reforma

PARÍS, Francia 14-Nov .- El Gobierno francés se declaró ayer en guerra contra los responsables de los peores atentados en la historia del país galo.
“Quiero decir a los franceses que estamos en guerra”, aseguró ayer el Primer Ministro de Francia, Manuel Valls, luego de que el grupo yihadista autodenominado como Estado Islámico se atribuyera los ataques del viernes en París.
“Responderemos golpe a golpe para destruir al Estado Islámico, para destruir a ese ejército terrorista”, añadió Valls, quien, de entrada, anunció que serán expulsados del país todos los predicadores islámicos radicales.
Horas antes, el grupo yihadista se había adjudicado, mediante un comunicado en internet, la autoría de los atentados, confirmando así los numerosos indicios que apuntaban a un atentado islamista.
“Que Francia y aquellos que siguen su rumbo sepan que serán los blancos principales del Estado Islámico”, advirtió la organización yihadista.
El Ejército galo participa en la coalición internacional liderada por Estados Unidos que bombardea objetivos del grupo terrorista en el territorio que controlan entre Siria e Irak.
En tanto, el Presidente de Francia, François Hollande, decretó tres días de luto nacional y prometió que su país será implacable con los responsables.
Uno de los atacantes fue identificado como un sujeto de nacionalidad francesa de 29 años al que los servicios de inteligencia tenían vigilado por su visión radical del islam.
Además, un pasaporte sirio fue encontrado junto al cuerpo de uno de los dos suicidas que se inmolaron en las inmediaciones del Estadio de Francia.
El hombre al que pertenecía la identificación había llegado en octubre a las costas de la isla griega de Leros como refugiado, afirmó el Ministro heleno de Protección Ciudadana, Nikos Toskas.
De acuerdo con el Fiscal General francés, François Molins, los terroristas estaban coordinados en tres grupos de acción y utilizaron al menos dos automóviles de color negro, un Seat y un Volkswagen, este último con matrícula belga.
En este contexto, Bélgica anunció ayer la detención, junto a otras dos personas, del hombre que rentó el vehículo a los islamistas.
Además, la Policía alemana investiga la posible vinculación de un sospechoso arrestado la semana pasada con armas en un coche y que, según el GPS, se dirigía hacia París.
En México, la Secretaría de Relaciones Exteriores reportó que en los atentados murieron dos mujeres de nacionalidad méxico-española y méxico-estadounidense e informó que el otro mexicano que resultó herido se encuentra ya fuera de peligro.