Noé García Gómez

El tema de Uber en Aguascalientes ha estallado, medios de comunicación lo establecieron como parte de sus temas principales; las personas están hablando del tema, y algunas de las pláticas que he presenciado, se realizan con una dosis importante de desinformación. Tal vez provocado por la estridencia en que algunos conductores radiofónicos lo han tratado, donde los principales ejes argumentadores es, un linchamiento exagerado contra el gremio de los taxistas y la “panacea” de un servicio empresarial de trasporte público.

Pero veamos algunas realidades retomadas de un artículo que escribí hace casi un año (http://heraldo.mx/uber-un-clasista-servicio-que-llena-un-vacio-del-transporte/ ) :

  • No es un servicio de taxis, es algo más parecido a un servicio de choferes de autos de lujo, por tanto el mercado al que va dirigido es la clase media alta, principalmente ejecutivos, amas de casa con hijos en colegios particulares y jóvenes que frecuentan bares y antros de moda, sin faltar el individuo aspiraciones que busca estatus y reconocimiento a costa de su bolsillo (es el mismo que compra el día de quincena un cappuccino-descafeinado-caramel-soya-ventti en Starbucks).
  • Sus autos son de una categoría por encima de los usados por los taxista, desde AVEO, ultima hasta Mercedes Benz o BMW (¿con las actuales tarifas, 10 pesos de arranque y 3 por kilómetro, en los taxis podrían sostener la gasolina y mantenimiento de estos autos?).
  • Los choferes son sometidos a una clasista selección, imagen, exámenes psicométricos, antidoping y no antecedentes penales de manera periódica y/o sorpresiva, además aderezados por un lenguaje corporal y verbal que por protocolo tienen que utilizar (solo se pueden dirigir al usuario como Señor o Señora, pedir disculpas por cualquier nimiedad).
  • Para sostener lo anterior los costos no son baratos, la empresa promete a los que quieran incursionar que la rentabilidad está en realizar viajes con costos mínimos de 115 pesos, esto en el servicio básico UberSuv (hay categorías UberX, UberXl, UberBlack) las otras categorías incrementan sus precios.
  • Los pagos son única y exclusivamente por tarjeta de crédito, nunca en efectivo.

En síntesis, la interacción digital, la elegancia y el trato, están construyendo una identificación sólida de la empresa con las nuevas generaciones. Hoy parece que es “cool” usar Uber. No es “cool” usar taxi.

Pero también hay otras realidades, como lo son los constantes cambios de exigencias de Uber a sus socios, un reportaje del Financiero ( http://cort.as/cidk ) desenmascara esto, un testimonio transcrito de dicho artículo dice “Muchos se metieron con la idea de que es un buen negocio y Uber te lo vende así, pero ahora con las modificaciones de tarifas ya es complicado. ¿Quién dice que el otro año no te lo vuelven a hacer?”, refirió el conductor.” Viéndose disminuido en un 33% sus ganancias respecto al año pasado.

Además de que no hay tarifas fijas, sino que utilizan un sistema de precios variables esto es “fijación de precios por aumento”. Si crece la demanda, se pueden subir los precios. También de que utiliza estrategias de aumento o disminución de demanda, Uber puede no sólo influir en la demanda en consonancia con la oferta, por ejemplo, alentando a los viajeros a compartir autos; también puede alentar a más conductores a salir a la calle, aumentando así la oferta. La empresa juega con estos escenarios para buscar compensar a los socios. En concreto un día puede costar más caro el servicio en la zona norte de la ciudad que en la sur por la misma distancia recorrida, por el número de carros disponibles en dichas zonas y su demanda de servicios, y a la semana siguiente es al revés. La única garantía es que de antemano sabes cuánto te va a costar.

Otro punto es la postura de las autoridades de Aguascalientes ante el tema, donde el propio Gobernador dice que no entrará el servicio, pues no está regulado y por tanto serán sancionados; dicho discurso parece un mensaje de protección al gremio de los taxistas en tiempos electorales. Yo lo tomo como una falta de responsabilidad y una omisión ante una realidad global.

No tendría que hacer falta decir que los gobiernos sí deben regular, pero que siempre deben hacerlo a favor de la mayoría y no de grupos facciosos; sean taxista, locutores o empresas trasnacionales.

Lo ideal es que mejor se hable de manera clara y trasparente, que no se busque rivalizar entre Uber y taxis, la exacerbación de ánimos no deja cosas buenas, los discursos incendiarios y estridentes pueden ocasionar catástrofes, como las brigadas que se formaron en algunos estados para golpear y dañar choferes y vehículos Uber ¿queremos llegar a eso?

Convoco a usuarios, concesionarios, choferes, medios de comunicación, pero sobre todo a las autoridades a responder a los nuevos tiempos, Uber no es ni será para todos como lo es el servicio de taxis, pero aun así no podemos limitar el derecho de quienes pueden y quieren usarlo, por eso es responsabilidad de la comisión de trasporte público del Congreso del Estado y de las autoridades de área en el ejecutivo, de crear la reglamentación que los regule para una sana convivencia con los servicios existentes de trasporte público.

Twitter: @noeg2