Pueden ser diversos los motivos para que en la estructura gubernamental existan organismos o dependencias que tienen funciones similares y uno de ellos sería darle empleo a un mayor número de personas, que de ninguna manera es punible puesto que el personal labora bajo el amparo de la ley, lo que llama la atención es que en lugar de destinar los recursos para otras cuestiones que requiere la población se hace un mismo servicio con dos y hasta tres oficinas.

Es lo que ocurre con el Organismo Público Local (Ople) de Aguascalientes, que sigue ostentándose como Instituto Estatal Electoral, el cual dejó de ser independiente a partir que se creó la ley que le dio vigencia al Instituto Nacional Electoral (INE), convirtiéndose en una especie de “oficialía de partes”, ya que en el momento que el INE lo determine puede intervenir todo o parte de las funciones que realiza.

Según el artículo 66 del Código Electoral del Estado, publicado el 2 de marzo de 2015, el Instituto Estatal Electoral es un organismo que “gozará de autonomía en su funcionamiento e independencia en sus decisiones”, que es una copia del artículo 98 de  la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), sin embargo en la vida real el INE tiene facultades para dirigirlos, tal como lo mencionó Pamela San Martín, integrante del Consejo General del propio organismo nacional, al referirse a las elecciones de gobernador que habrá este año en doce estados.

“Es la primera vez que en elecciones locales, que no se llevan a la par de una elección federal, el INE le corresponde llevar directamente la organización de los comicios estatales”, para ello afirmó que se homologaron criterios de los Organismos Públicos Locales (Oples) que permite garantizar “certeza, legalidad y equidad” rumbo a los comicios del 5 de junio.

Parte de las actividades del INE es definir las listas nominales, precisar la ubicación y el número de casillas, capacitar y designar a los funcionarios de las mesas receptoras de votos y garantizar su instalación el día de la jornada. También administra los tiempos del Estado, la fiscalización de gastos en todos los niveles, reglamenta la impresión de material electoral y el armado y entrega de los paquetes. En este aspecto lo único que tenía que hacer el Ople era la producción del material, que encomendaría a los Talleres Gráficos del Estado, pero finalmente lo hará los Talleres Gráficos de la Nación.

Otras labores del INE fue establecer normas para el conteo de votos en las casillas y el cómputo de sufragios, lo mismo que diseñar los conteos rápidos y los programas de resultados preliminares, emitiendo reglas para el registro y participación de los candidatos independientes, al igual que encargarse del registro de ciudadanos residentes en el extranjero que votarán en Aguascalientes, Oaxaca y Zacatecas.

En este sentido, la responsabilidad de todo está a cargo de la Comisión de Procesos Electorales Locales, que preside Pamela San Martín y se auxiliará del “Instituto Estatal Electoral”, cuyos miembros están conscientes que ante cualquier error serán llamados a cuentas y hasta pueden ser cesados, como ocurrió en Chiapas el pasado 20 de febrero, al dejar fuera a tres de los siete consejeros, por “no garantizar la equidad de género” y por “irregularidades graves en la integración del listado nominal de quienes participaron en el proceso para la elección del diputado migrante en la entidad”.

La misma ley dispone que el INE, “a solicitud expresa del Organismo Público Local” (el cual, vale decirlo, depende en casi todo del Instituto Nacional, salvo en el pago de salarios que hace el estado), asumirá la organización integral del proceso electoral correspondiente, por lo tanto si en algún momento considera que hay problemas que pongan en riesgo la elección su acción será directa y abierta.

En alguna ocasión el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, señaló que no había razón de tener organismos paralelos en materia electoral ya que su costo local es bastante elevado, por lo que era razonable que la dependencia nacional ocupara la responsabilidad ejecutiva, operativa y financiera, que fue una repetición de lo exigido por la ex gobernadora de Zacatecas, Amalia García, quien trató de regresar al gobierno de la República todo lo relacionado a la educación, ya que para eso había una delegación federal.

UNIVERSIADA Y OLIMPIADA

Los problemas económicos que enfrenta el gobierno federal ya afectó a niños y jóvenes del país, al estar a un paso que se cancele la Universiada y las Olimpiadas Juveniles, situación que provocará la desilusión de miles de deportistas al ver frenada su preparación, misma que se hace por ciclos.

En 2015 y a lo largo de este año las autoridades insistieron que los recortes al gasto público no impactarían la educación y el deporte, pero a final de cuentas no lograron salvarse y la “poda” les podría alcanzar de manera rigurosa.

Primero fue el gobierno de Chihuahua, que mediante un escrito fechado el 15 de marzo declinó la organización de la competencia regional juvenil arguyendo problemas económicos. En el documento cita que esta entidad sería sede de 18 disciplinas durante el mes de julio y no podrá llevarse a cabo “como resultado en los cambios en la aplicación de políticas públicas, y la reciente implementación de programas de austeridad tanto en la federación como en esta entidad federativa”.

En tal virtud, se hacen esfuerzos para que se haga en otras entidades, repartiéndose las 18 disciplinas entre Guanajuato, Guerrero, Morelos, Ciudad de México, Hidalgo y Querétaro, aunque la Comisión Nacional del Deporte (Conade) sostiene que sí se hará la Olimpiada Nacional con un costo que oscila entre 120 y 130 millones de pesos.

Todavía no acababan los jóvenes de digerir la renuncia de Chihuahua cuando se informa que la Universiada, prevista para iniciar el 1 de mayo, podría no concretarse ante la falta de apoyos federales. El anuncio lo hizo el Consejo Nacional para el Deporte de la Educación (Condde), encargado del deporte universitario en México, al citar que se encuentran suspendidas las actuales etapas regionales y la competencia nacional que tendría lugar en la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En respuesta a la solicitud para que fije una postura, la Comisión Nacional del Deporte destacó que su prioridad, en estos momentos es resolver las sedes de la Olimpiada juvenil, por lo que se trabaja en la Condde para que si no es posible hacerla ahora sea en próximas fechas, teniendo en cuenta que tiene una participación regional de 30 mil universitarios y en la etapa final de 6 mil 500, de donde surge la representación de México en la competencia mundial.

Como si lo descrito no fuera suficiente los organizadores del Abierto Mexicano de Golf dieron a conocer que tienen dificultades para tener los patrocinadores que se necesitan para un evento de carácter internacional, que podría provocar que este año no se lleve a cabo, aunque hay esfuerzo para que sea en otra fecha.

La situación negativa para el deporte comenzó a principios de 2015 cuando México renunció a organizar los Campeonatos Mundiales de Natación 2017, por lo que la Conade está en litigio con la Federación Internacional de Natación para recuperar los 9.5 millones de dólares que aportó, de los 100 millones requeridos, además enfrenta una sanción económica y que quienes participen en este deporte en la Olimpiada de Río de Janeiro no lo hagan bajo la bandera de México sino de los aros olímpicos.

Muy lamentable que se afecte la preparación y participación de los jóvenes en eventos nacionales y mundiales, pero todo tiene su origen en los vaivenes financieros internacionales que daña enormemente al país y que obliga a tomar decisiones drásticas. Lo único que queda es esperar que esta nube pronto se disipe y vuelva la normalidad.