Espera Herrera victoria del Tri

CIUDAD DE MÉXICO.- Héctor Herrera no cree en maldiciones. Jugar en Columbus contra Estados Unidos en Eliminatoria Mundialista es para el mediocampista del Porto un reto más, un juego que hay que ganar, aseguró en entrevista con Grupo REFORMA.

“No creo mucho en esas cosas. Me ha tocado jugar en ocasiones que jugamos mejor y perdimos, y en otras jugamos peor y ganamos. Hoy en día es otra Eliminatoria y no podemos ir con otro pensamiento que no sea ganar.

“En lo personal creo que no (hay revancha) y ni creo que lo sea para mis compañeros. Es un reto más por llegar al Mundial de buena manera, que es algo que todos queremos”, comentó el volante del Porto al finalizar el entrenamiento con su club, en Olival.

Columbus ha sido el cementerio del Tricolor, la sede en la que ha caído cuatro veces en el Hexagonal, todas ellas por el ya clásico “Dos a Cero”.

La última de esas visitas tuvo a Herrera como protagonista, en septiembre de 2013, en un partido que marcó el debut y despedida de Luis Fernando Tena como técnico del Tricolor a unos días del cese de José Manuel de la Torre.

Ahora, México pisa Ohio con apenas una derrota en 15 partidos, pero la cual ha enturbiado el proceso de Juan Carlos Osorio. Herrera descartó que en este partido se estén jugando la continuidad del técnico.

“El ‘profe’ (Osorio) sabe que va a ser criticado, pero él tiene sus ideas y su estilo y creo que lo deben respetar; que no le guste a algunos, puede ser, pero todos tenemos pensamientos diferentes y no le podemos gustar a todos. Nos critiquen o no tenemos que jugar bien.

“¿Criticar?, siempre vamos a ser criticados, mucho más en México. Somos conscientes de que estamos expuestos y debes tomar todas las criticas a bien, yo lo hago, sean buenas o sean malas, tomar lo mejor de cada una y no darlas por tontas, sino escucharlas y a lo mejor ayudan para mejorar”, comentó.

Lejos de sentirse intimidado por la visita a Columbus, Herrera se describió como un futbolista de retos y lo ejemplificó con su decisión de jugar en Europa.

“Podría haberme quedado en México, más cómodo, donde sé que estoy en mi País, que tal vez voy a jugar siempre, que voy a ser siempre querido por la gente, donde no batallo con el idioma, no batallo con el frío. Yo prefiero correr este riesgo y vivir esa experiencia de poder mejorar, de poder vivir en otro país, de poder jugar contra los mejores. Yo prefiero aceptar ese reto”.