El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Santiago Muñoz Romo, expresó su confianza en que pronto, el Cabildo de Aguascalientes cambie la regulación y permita la correcta operación de los “food-trucks” en la ciudad.
Es un tema pendiente que tiene la autoridad municipal con el sector restaurantero, ya que la actual regulación que existe, no contempla el esquema de la venta de alimentos en esta innovadora movilidad, ya que no es propiamente venta ambulante, pero tampoco es propiamente semifijos, por lo que se viene trabajando con el municipio el tema de la reforma a la legislación del Municipio para dar cabida a esta actividad.
Explicó que el modelo de negocio de los “food-trucks” es tan específico, que en realidad no compite con los restaurantes gourmet ya establecidos.
“Tiene su propio mercado y su propia dinámica de consumo, y va dirigido a personas que gustan de la buena cocina, que quieren un buen platillo mucho más elaborado que en puestos de comida móviles, pero que no tienen tiempo de llegar y meterse a un restaurante para disfrutar de un buen corte”.
A ese segmento, dijo, están dirigidos los “food-trucks” a consumidores que compran para llevar y que prescinden ingresar al restaurante, pues en estos lugares pueden adquirir un platillo de alta cocina más rápido y sobre todo a un precio muy por debajo de los precios que manejan los restaurantes.
Indicó que la cámara a su cargo participó en el análisis para la conformación de la iniciativa de reformas a la legislación municipal, con el objetivo de permitir la venta de comida gourmet en automóviles acondicionados para la elaboración de alta cocina y que puedan ofertar sus servicios de manera ambulante.
Hay actualmente al menos una decena de estos carros de comida, pero están inmóviles, parados en un solo sector sin poder circular por falta de licencia específica, por lo que la Canirac espera que el Cabildo apruebe lo antes posible la iniciativa de modificaciones para que el Ayuntamiento pueda otorgar las licencias correspondientes y los “food-trucks” puedan circular para llevar sus productos al mercado.