Felices concluyeron su noviazgo Aldo Aguilar y Estefany Covarrubias para dar el siguiente paso, el de convertirse en esposos.
El templo de las Tres Ave Marías, fue el recinto que enmarcó su ceremonia religiosa a la que acudieron acompañados de sus papás y padrinos de velación.
Los contrayentes ante el Cristo prometieron ser fieles y permanecer juntos hasta que la muerte los separe, mediante los votos matrimoniales.
Para celebrar el acontecimiento, familiares y amigos de los enamorados prepararon para ellos una emotiva recepción a la que no faltaron todos y cada uno de sus seres queridos. En el lugar pactado, los recibieron con un sin número de aplausos y muchas felicitaciones para esta nueva familia católica, a quienes desearon la mayor de las felicidades.

Compartir
Artículo anteriorPara toda la vida
Artículo siguienteSon XV primaveras