Virtud a que las vacaciones escolares fomentan la obesidad, porque los niños comen a todas horas frituras y bebidas gaseosas, el ISSEA, promueve la “Lonchera Saludable”, como estrategia que mejora la salud de los menores, por lo que las mamás deben contribuir al objetivo.
Se busca combatir no sólo el sobrepeso y la obesidad, también la desnutrición en la población infantil, señaló Magali García Gómez, responsable estatal de Nutrición del ISSEA.
Esta técnica consiste en realizar una comida adicional a las tres principales que se tienen durante el día, que incluya un elemento de todos los grupos de alimentos, (frutas y verduras, cereales, leguminosas y porciones de origen animal); es importante saberlos combinar, para que la lonchera resulte atractiva y sea consumida en su totalidad.
Este refrigerio aportará al cuerpo entre 150 y 350 kilocalorías, lo que representa del 10 al 15% del valor calórico de los alimentos ingeridos durante todo el día, lo que nos proveerá de energía y nutrimentos necesarios para mantener buen desempeño físico, intelectual y desarrollar potencialidades en la etapa de crecimiento y desarrollo.
Los principales beneficios se traducen en establecer adecuados hábitos de alimentación, fomentar la toma de conciencia de una alimentación saludable, proporcionar nutrientes necesarios para un adecuado crecimiento y promueve el consumo de alimentos saludables desde la niñez.
Dijo que se pueden considerar los siguientes aspectos: la lonchera no debe remplazar a ningún tiempo de comida (desayuno, comida y cena); se deberá incluir de los tres grupos de alimentos además de agua o bebidas con baja cantidad de azúcar; la cantidad de alimentos debe ser relacionada con la edad, sexo, actividad física, patología etc.
Asimismo, la fruta debe mantener la cáscara para aprovechar la fibra; planear con anticipación la lonchera para no improvisar; vigilar la higiene antes y después de cada comida así como inculcar el cepillado de dientes para evitar caries.
Los envases donde se lleven los alimentos deben ser herméticos y seguros para que no se derramen, ni se combinen; puede incluir frutos secos, granola, etc. Debe de contener por lo menos una porción de fruta y/o verdura.
Es fundamental que no se incluyan alimentos altamente energéticos como los dulces, pastelillos rellenos, cubiertos de azúcar y chocolates, bebidas industrializadas, embutidos y frituras.
García Gómez, invitó a la población a adquirir buenos hábitos alimenticios, así como realizar actividad física diariamente, lo que mejorará la calidad de vida de cada persona.