Los que crean que está dicha la última palabra a favor de su favorito o favorita, puede llevarse un chasco, porque la candidatura al gobierno de Aguascalientes sigue en el aire por varias razones, una de ellas y la más inmediata es saber quien queda al frente del comité ejecutivo nacional, tanto del PRI como del PAN y a partir de ahí determinar las posibilidades que tiene cada uno de los que pretenden abordar el tren de la ilusión.

Como se sabe, en ambos partidos elegirán próximamente a su nuevo líder y de los nombres que se mencionan hay unos que tienen más posibilidades, sin embargo mientras no se llegue al nombramiento todo es especulación, por consiguiente ninguno está descartado.

En el caso del PRI levantó la mano el sonorense Manlio Fabio Beltrones y se habla que también irá el gobernador de Chihuahua, César Duarte, mientras que por el PAN está el queretano Ricardo Anaya y de última hora se presentó el chihuahuense Javier Corral.

Beltrones y Anaya son coordinadores de los diputados federales en sus bancadas y terminan la gestión el próximo 31 de agosto, por lo tanto, de lograr sus propósitos, no tendrán el mínimo descanso ya que acometerán un papel de suma importancia en esta etapa de transición política y administrativa.

Por su parte Duarte Jáquez concluye su período al frente del gobierno del Chihuahua en octubre de 2016, por lo que de ser nominado por el PRI tendría que nombrarse un gobernador sustituto que se encargaría de llevar a cabo el proceso electivo del año próximo, a su vez si Javier Corral es elegido en el PAN deberá pedir licencia como senador. Sobre este particular y como dato adicional está el hecho que Corral ha sido el más severo crítico de Duarte y a su vez en medios norteños y nacionales le han dado amplia difusión a las transgresiones a la ley de los consanguíneos de Corral, por lo que si los dos llegan a estar al frente de sus partidos será de continuo alboroto.

Respecto al abanderado del PRI en esta entidad, se observa que habría cierta ventaja para el senador Miguel Romo Medina en función de su cercanía con el actual titular José Carlos Lozano de la Torre, lo cual se reflejó en su “destape” la semana pasada al hacerse acompañar por personas cercanas al mandatario. En esta misma línea es público que Lozano de la Torre tiene una relación muy estrecha con Fabio Beltrones y con Duarte, que fue su compañero como senador en la pasada legislatura, lo que en política significa un plus a la hora de tomar decisiones.

Frente a esos esbozos, Lorena Martínez Rodríguez tiene a su favor estar en el equipo del presidente Enrique Peña Nieto, que ha encontrado en ella la respuesta que esperaba para darle el empuje necesario a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), con productos que se van sumando y que pueden significar su mejor análisis cuando se llegue la sucesión.

Por lo que se refiere al PAN, el senador Martín Orozco tiene ocho años de estar tras ese objetivo y para una parte de los militantes es la mejor carta que hay, por lo que dependerá en buena parte de quien quede al frente del partido. No hay que olvidar que en 2010 cuando buscó la postulación no tuvo el apoyo necesario del todavía dirigente Gustavo Madero y menos del mandatario en turno, Luis Armando Reynoso Femat, por lo que entró a la contienda con calzador, lo que le restó posibilidades reflejándose en el día de la elección.

El también senador Fernando Herrera Ávila entró a la sucesión, al anunciar el lunes pasado que estará “en la posición que mejor convenga al partido”, sin embargo el hecho de haber invitado a diputados locales y federales electos y directivos del comité municipal es señal que será un competidor fuerte, al igual que el alcalde Juan Antonio Martín del Campo, que “no se encarta ni se descarta”.

Aunque se recalca que en Acción Nacional la elección la decidirán los militantes, mediante el voto directo y secreto, no puede soslayarse los vínculos que tenga cada uno con los aspirantes al CEN, sea Anaya o Corral, que con este último debe determinarse su proximidad con Orozco y Herrera, más allá de que todos sean compañeros de Cámara y que Herrera esté al frente de los 38 senadores desde el 11 de febrero del presente año.

En las ruecas del poder se van hilando las obras que luego los ciudadanos “comprarán” con su voto, por lo que habrá que estar atentos para conocer qué es lo que a principios de 2016 tiene cada partido.

TRAS EL LÍDER RIELERO

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión dio los pasos necesarios para que el dirigente nacional del Sindicato Ferrocarrilero, Víctor Félix Flores Morales, regrese más de 600 millones de pesos que el organismo ha descontado a los jubilados y pensionados por concepto de “cuota sindical”.

Con el voto a favor de todos los partidos, incluido el PRI, el pleno de los diputados y senadores solicitó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no entregar al STFRM las cuotas sindicales que retiene a los trabajadores retirados.

De igual manera, los legisladores exigieron al director de Ferrocarriles Nacionales de México en Liquidación que se abstenga de utilizar al sindicato como intermediario y gestor en el pago de los seguros de vida a los beneficiarios de los jubilados.

En los acuerdos aprobados destaca también el llamado a la Procuraduría General de la República (PGR) para que acelere las investigaciones de las denuncias interpuestas por un grupo de jubilados, por el descuento del organismo liquidador realizado para entregarlo al fideicomiso FERRONALESJUB 5012-6 bajo el concepto de cuota sindical sin tener autorización expresa para ello.

En un principio los senadores del PRI, Manuel Cavazos Lerma y David Penchyna, defendieron a su correligionario Víctor Félix Flores y pretendieron que el tema se votara hasta que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se pronuncie de manera definitiva sobre el litigio, sin embargo se impuso la mayoría, sin dejar de reconocer que el Congreso no tiene facultades para discutir asuntos de carácter jurisdiccional, sobre todo cuando no se han agotado las instancias. A final de cuentas aprobaron el punto de acuerdo.

El coordinador del PAN en el Senado, Fernando Herrera Ávila, acusó al gobierno federal de solapar corruptelas de un sindicato “clientelar”. Dijo que “las viudas y los pensionados no tienen la obligación de seguir aportando para seguir manteniendo sindicatos parásitos que viven a expensas del sacrificio de muchos”.

Tras que un tribunal determinó que el descuento a los jubilados de Ferronales es ilegal, la PGR debe fincar responsabilidades contra el dirigente sindical, declaró la también senadora del PAN, Adriana Dávila Fernández, por lo que espera que las autoridades “no intervengan como abogados defensores del sindicato”, para ello solicitará personalmente a la procuradora general de la República que aplique la ley sin distingo alguno “y revise la situación de las averiguaciones previas contra Víctor Flores”.

Al ser Aguascalientes un estado que alberga a varios miles de jubilados ferrocarrileros resulta importante que estén enterados de los pasos que se dan sobre las cuotas sindicales que les descuentan cada mes, lo que a juicio de un grupo opuesto a Flores Morales considera indebido por lo que han llevado la demanda respectiva hasta el máximo tribunal del país.

Aunque a lo largo de los 20 años que tiene como dirigente ha logrado salir avante de movimientos y asonadas, se percibe una situación similar a la que vivió la ex lideresa del SNTE, Elba Ester Gordillo Morales, previo a ser encarcelada, que comenzó con la exigencia de un grupo disidente de que se aplicara la ley.