CIUDAD DE MÉXICO.- En el montaje del escenario, uno de los más grandes colocado en el Estadio Azteca hasta el momento (90 metros de largo por 24 de alto), dispuesto para el concierto del adiós de Vicente Fernández, trabajan desde el domingo pasado y a marchas forzadas alrededor de 250 personas.
Todo esto para que el show sea digno del recuerdo y quede impecable para el público y las cámaras.
“Sabemos que muchas personas no podrán entrar y por eso vamos a poner un par de pantallas afuera del Estadio, para quienes estén afuera disfruten también”, dijo Carlos de la Torre, coordinador del concierto Un Azteca en el Azteca.
Un 10% del boletaje total se distribuyó entre los fans de Fernández en países como Brasil, Venezuela, África, Australia y Argentina.
“Estamos habilitados para recibir a 88 mil personas y calculo que unas 35 mil vendrán de fuera de la Ciudad de México. Había fans de Don Vicente de África que morían por venir y ya los estamos considerando.
“Queremos que ese día se experimenten emociones, se vivan recuerdos y todos disfruten. Lo único que está pidiendo él es que todos vengan a su despedida, a su último show”, aseguró de la Torre. (Rodolfo G. Zubieta/Agencia Reforma)