Quincuagenario no soportó la terrible crisis emocional que padecía y optó por escapar por la llamada puerta falsa. Aprovechando que sus familiares dormían, en el transcurso de la madrugada se levantó y acabó con su existencia. Se ahorcó.
El lamentable hecho ocurrió en una vivienda ubicada en la calle Maria del Carmen Herrera, en el fraccionamiento Landeros Gallegos.
El hoy occiso contaba con 50 años de edad. Priva el misterio en cuanto a las causas que le provocaron la mortal depresión pero el hecho es que algo le aquejaba. A grado tal que en las primeras horas de ayer ya no soportó el problema emocional y concluyó que la única solución era el suicidio.
Sin que nadie se diera cuenta el señor se levantó y en la parte posterior de la finca, se colgó. Minutos después alguien en la casa percibió la ausencia del infortunado. Tras descartar que estuviese en el baño o en la cocina, los familiares fueron presa de la preocupación y empezaron a buscarlo.
Lo encontraron al fondo de la casa. Colgado. De inmediato lo rescataron y llamaron al servicio de emergencia. Los paramédicos ya no detectaron signos vitales; el vecino había logrado la intención de segar su existencia.