Édgar Hernández
Agencia Reforma

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chiapas  26-Abr .- Las protestas para obligar a dimitir a otra alcaldesa del PVEM e imponer en su lugar a un hombre escalaron ayer con la toma del Congreso de Chiapas y la alcaldía de Chenaló, así como el bloqueo de la vía a Tuxtla-San Cristóbal.
Los pobladores de Chenalhó radicalizaron su inconformidad contra la alcaldesa Rosa Pérez Pérez, a quien demandan renunciar para que la releve el síndico Miguel Sántiz.
No obstante, los manifestantes afirmaron que no es porque sea mujer, sino porque no ha tenido capacidad para gobernar.
El bloqueo del Palacio Legislativo por siete horas derivó en un enfrentamiento con la Policía local.
Los indígenas cerraron los accesos al inmueble cuando concluía la sesión ordinaria, por lo que algunos diputados alcanzaron a salir por una puerta alterna, mientras que otros permanecieron adentro junto a cientos de trabajadores, ciudadanos y periodistas.
Para liberar el inmueble, policías antimotines aplicaron un operativo de desalojo, pero fueron recibidos con cohetones, palos, piedras y botellas de vidrio.
Algunos proyectiles fueron dirigidos al interior del Congreso. Los agentes lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a los inconformes.
En la gresca un policía estatal resultó con una fractura en la cabeza, por lo que fue hospitalizado.
Finalmente la Policía liberó el recinto y desalojó a las personas que estuvieron encerradas durante siete horas.
En su repliegue los indígenas vandalizaron el exterior del Congreso, comercios y vehículos de los alrededores.
Otro operativo fue puesto en marcha en la vía Tuxtla Gutiérrez-San Cristóbal de las Casas, para impedir que más pobladores de Chenalhó llegaran al Congreso local.

Bajo presión
A mediados de mes, presionada por opositores, la alcaldesa de Chenalhó firmó su renuncia.
Sin embargo, el oficio no ha llegado al Congreso, aseguró el presidente de la Mesa Directiva, Eduardo Ramírez.
El también dirigente local del PVEM evadió responder por qué no se ha defendido a los gobiernos encabezados por mujeres.
REFORMA público ayer que a menos de seis meses de que tomaron protesta, tres alcaldesas de Chiapas –dos del PVEM y una del PRI– dejaron sus cargos para ser sustituidas por hombres.
En el caso de Chanal y Tila, Olga Gómez López (PRI) y Fabiola Vázquez Ortiz (PVEM), quienes obtuvieron la candidatura de última hora para que sus partidos cumplieran la cuota de género, fueron sustituidas por sus esposos Javier Velasco Bautista y Édgar Leopoldo Gómez Gutiérrez.
La primera en renunciar fue María Gloria Gómez, del PVEM, del municipio de Oxchuc, en febrero pasado, y asumió el cargo el regidor Óscar Gómez.