Si se le diera importancia a la salud visual, se podrían prevenir oportunamente diversos problemas, pero esperamos hasta que hacen crisis.

Padecimientos como retinopatía del prematuro, retinoblastoma, catarata congénita, y errores de refracción, pueden detectarse desde los primeros meses de edad, pero no se acude regularmente ni con el oftalmólogo ni con el optometrista hasta que nos damos cuenta de que nos falla la vista.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen en el planeta 285 millones de personas con alguna discapacidad visual, en las cuales los errores de refracción son los problemas más frecuentes; sin embargo, por desconocimiento y falta de recursos, muchos de estos casos no son corregidos oportunamente.

En México, los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) revelan que apenas el 53.4% de los consultados se ha realizado un examen de la vista y únicamente 17.7% usa algún tipo de anteojos. En Aguascalientes no hay estadísticas sobre el particular, y se estima que sólo un 40% de la población, ha solicitado consulta por problemas visuales.

El próximo 13 de octubre, la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB, por sus siglas en inglés) convoca a la comunidad global a conmemorar el Día Mundial de la Visión, con la idea de que en cada nación se enfoquen los esfuerzos encaminados a atender a sectores vulnerables de sus comunidades. El Consejo Optometría México se une a este movimiento y alerta sobre la falta de información en relación a la salud visual de los mexicanos y exhorta a la población a realizarse exámenes completos en esta materia.

Leticia Sánchez, optometrista del Instituto Politécnico Nacional y profesora del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud, Unidad Santo Tomás del IPN, considera que “es necesario realizar estadísticas específicas de los problemas visuales que afectan a nuestra población y conocer las zonas más afectadas para poder desarrollar un plan de salud visual y atender estos problemas, principalmente en zonas marginadas”.

En la Encuesta Nacional de Hogares 2014, realizada por el INEGI, 16.9 millones de mexicanos reconocieron tener algún problema visual y cerca de 3.5 millones manifestó ver muy poco o nada. De las personas con alguna dificultad visual, 39.6% declaró usar lentes, 45.2% dijo que ve con mucha dificultad, y sólo 16.5% de la población, con una afección grave, afirmó utilizar lentes.

En Aguascalientes, hay alrededor de 170 mil personas con alguna alteración visual.

Es trascendental para la salud visual, una revisión completa, por lo menos una vez al año.

El optometrista es la primera línea de atención en problemas de la vista, y quien puede dar un diagnóstico oportuno en caso de requerir una corrección de problemas de refracción o bien canalizar con un especialista adecuado.