Sería lamentable si se concreta el proyecto para edificar un megafraccionamiento de diez mil viviendas, adyacente al Bosque de Cobos en el sur del municipio de Aguascalientes, consideró el delegado federal de la Comisión Nacional Forestal, Vicente Díaz Núñez.
Señaló que la construcción de viviendas en torno a la amplia superficie de mezquites que comprenden la reserva natural, generaría un efecto de atracción para que en el mediano plazo se levanten nuevos fraccionamientos que pondrían en riesgo esa área natural.
Refirió que la zona en la que se pretende construir el megafraccionamiento también tiene una gran importancia cultural, ya que se trata de una zona de vestigios paleontológicos, sobre los cuales, existe vigilancia de organizaciones civiles que tienen especial cuidado por la zona.
Señaló que la procedencia del proyecto inmobiliario no sólo depende de la Semarnat, sino también de la delegación federal del Instituto Nacional de Antropología e Historia, por las características de esta superficie.
Díaz Núñez indicó que la Semarnat solicitó a la Comisión Nacional Forestal un informe de los incendios registrados recientemente en el predio, y se encontró que en la zona ya hubo siniestros por el fuego en los años 2011, 2012, y 2013.
Manifestó respecto a la autorización del cambio de uso de suelo en caso de que la zona esté considerada como zona de crecimiento urbano, sería difícil que se pueda negar el permiso a este ambicioso proyecto.
“En su momento conoceremos el proyecto de manera más amplia, y podremos tener una opinión más razonada. De igual manera, cuando se nos pida opinión, estaremos al pendiente de emitir razones técnicas”.
Cuando se edifica un primer fraccionamiento, se genera una zona de influencia negativa, porque los espacios aledaños se empiezan a urbanizar y las zonas forestales tienden a desaparecer, subrayó.