Es una hermosa quinceañera

Diana Martínez Rangel dejó en el pasado los juegos infantiles para darle paso a la etapa de la juventud, al convertirse en hermosa quinceañera.
La joven, como muestra de agradecimiento a Dios, se presentó en el altar del templo de Nuestra Señora de la Asunción, en compañía de sus padres Rafael Martínez Coronado e Irma Rangel Espinosa.
El siervo de la Iglesia que ofició su solemne ceremonia, le dio la más dulce de las bienvenidas a la casa del Padre Divino, invitándole a que cada día de su nueva etapa que recién inicia, pida al Señor las bondades de su amor, para que le conceda la gracia para poder cumplir con sus responsabilidades futuras, y le sirva como luz y guía en todo momento.
A las oraciones del sacerdote, también se unieron las de su madrina, Patricia Martínez Coronado.
Al concluir la santa misa, familiares y amigos allegados, acompañaron a la cumpleañera a festejar sus quince primaveras, las cuales fueron celebradas en el Salón Triana, donde juntos pasaron una velada inolvidable.