Es todo un coqueto

CIUDAD DE MÉXICO.- Su manera de bailar y de mover las caderas es uno de los sellos que ha distinguido a Chayanne a lo largo de su carrera, al grado de provocar que sus fans le toquen el trasero y le lancen piropos.
El boricua reconoce que con tan solo un contoneo es capaz de arrancar suspiros y levantar pasiones entre sus seguidores.
“Siento que lo hago con alegría, como una coquetería sana. Esas miradas que recibo algunas veces son sanas y otras te están matando”.
“Son movimientos de alegría, un lenguaje corporal inconsciente, en muchas cosas, y otras con conciencia de mucha energía cuando estoy haciendo el paso con fuerza, porque lo siento. Hay movimientos más sutiles, otros más agresivos y toda esa variedad hace que haya un código dentro del silencio del movimiento”, dice el cantante en entrevista.
Agarrones de nalga y besos inesperados son algunas de las muestras de cariño que el intérprete de “Torero” ha recibido, en sus más de 30 años de trayectoria.
Sin embargo, el cantante asegura que entiende esas reacciones, porque él también suele admirar la belleza de una mujer, aunque no sea su esposa Marilisa Maronesse.
“Puedo ver a una persona en un restaurante o en un hotel y decir: ‘qué atractiva’. Uno tiene uno de esos sentidos maravillosos que es la vista y lo usa. A mí me dijo mi mamá: Puedes mirar todo lo que quieras”, agregó.
A más de año de iniciar su gira En todo estaré, el puertorriqueño regresa a los escenarios mexicanos, donde se presentará el 31 de mayo, 1, 3 y 4 de junio, en el Auditorio Nacional. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)